Solo hay Unidad manifestándose, y eso implica que, todo lo que surge -sea lo que sea- lo hace en la Unidad. Es la Unidad en su variedad, lo que hace que la vida sea hermosa. En el trasfondo, todo está Unido por la sutileza del Ser, creando una conexión entre las cosas, que se siente.

Todo ser humano está unido al cosmos, a la brisa del aire, al suelo, al cielo, a los sonidos, a su respiración. El sabio, con la capacidad del discernimiento, ve con claridad que, toda idea de separación es ilusoria. Ese es el hecho más importante que un ser humano puede realizar. ¿Para qué quieres vivir una vida falsa sin saber la verdad? El ser humano anhela la revelación de este gran secreto. No se le puede llamar: secreto, porque es Todo lo que Es y la comunión que le respalda.

“El secreto es la posesión en la Unidad y no la pérdida de la Unidad. Dios y el hombre, el mundo y el más allá, cuando se conocen, llega el uno a ser el otro. Su división es la causa de la ignorancia lo mismo que la ignorancia es la causa del sufrimiento”, Sri Aurobindo.

Vives y eres la Unidad. Pero necesitas saberlo, apreciarlo, degustarlo y atesorarlo. Debes encontrar el lazo conexo, porque si no, estarás fuera del gran juego de la vida, buscando como un loco la plenitud, la abundancia, el despertar; y cuando estamos fuera sentimos dolor. Hay una necesidad profunda de completar la carencia, un impulso por solucionar esa “piedra en el zapato”, que se vuelve una necesidad, porque con ella no caminas libre y distendido en lo atemporal. Te falta lo más importante, el sentido de Unidad con todo, que hace la vida brillar.

Es un dolor profundo, separarnos de lo que verdaderamente somos. Has de revelar que eres el Uno manifestándose, la melodía del Universo.

Eres la Unidad. Un yo manifestándose como la Unidad. Es algo muy hermoso. Todo el poder de esta visión te engulle, te abraza y sientes que te ama. En el abrazo amoroso de tu Ser, completas la rueda del sufrimiento. La pesadumbre cae, y lo que queda es… ¡alegría sin causa! Cuando no queda nadie, solo el Ser, ves que la Unidad aparece como un ser humano entre muchos. Diferentes apariencias siendo Una. Diferentes voces, pero solo es el Uno el que habla. El sentido de unidad abarca toda la existencia, toda la diversidad. Podemos verlo en cualquier cosa.

Muchos son los que se enamoran, pero uno es el amor en el que lo manifiestan. Muchas fronteras dividen los países en un mapa, una es la tierra donde se dibujan. Muchos son los océanos y los mares, una es el agua. Muchas son las religiones creadas de una sola verdad. Muchos son los sonidos y las voces que pueden ser escuchadas, pero uno es el espacio en el que se aparecen. Muchas estrellas y planetas vemos en el cielo una noche de verano, pero solo un Universo que los abraza. Muchos fueron los sabios que predicaron, una fue la verdad que hablaron con entusiasmo. Muchos son los miedos, una sola mente en la que aparecen. Todo este Uno, es el arquitecto de ello, al que llaman Dios.

Obsérvate surgiendo de Ello, eso es todo. Míralo como, el encuentro aparente de la división, y veras lo que Todo Es. Danzando en la nada, en la que aparentemente surgen burbujas de apariencias. Es la danza de las burbujas, pero no sucede nada. Solo sucede el Ser, eso es todo. Las abstracciones del Ser nos dan la visión absoluta. Las apariencias nos dan la realidad viva del Ser, en las cuales se ve con asombro y admiración, la arquitectura de la divinidad. La abstracción, te da la posibilidad de conocer al arquitecto, las apariencias y disfrutar de su creación.

Ten cuidado con la gran ilusión, pues no hay separación. Todo es el Uno en la diversidad. La apariencia de diferenciación es muy convincente. Puede persuadir al más grande de todos los seres humanos. La ilusión tiene que ser aparente, para que el juego continúe, pero aún así, la Verdad siempre será indivisible.

El juego de la diversidad sucede en el entusiasmo de vivir, donde, los seres humanos comparten sus aparentes vidas. Uno es el ritmo de la respiración, pero muchos seres viven a través de él. Esto sucede porque el amor más grande que existe, es el que el infinito vuelca hacia esta escultura humana. Vidas que son, apariencias perfectas y hermosas, en la Unidad del Ser. En la dimensión del Ser infinito, una vida entera de un ser humano, es un pestañeo; una burbuja que surge un instante, millones de años avalan esta verdad.

Debemos de comprender profundamente, que la vida surge por inspiración y amor. Cada cosa de este Universo, es la materialización de una onminisciencia multi-amorosa. El Amor es la fuente y el Amor es el hecho. Tu respiración sucede porque la vida cuida de sí misma, con entusiasmo, implicación y mimo. Todo lo que Es, es el susurro de la Unidad que acaricia las apariencias.

 

 

 

Share This