Como tantos buscadores, llevo muchos años de lecturas, de búsqueda espiritual en diferentes tradiciones y de pertenencia a diversos grupos, que tuvieron utilidad entonces, pero que, en estos momentos, ya no me satisfacen a nivel profundo.

A través de una página web conocí a Sergio y desde entonces suelo asistir a sus satsangs en Valencia. Su mensaje se ha ido haciendo más esencial y directo con el tiempo. Va señalando aquello que vela nuestra percepción de lo Real y enfatiza el Ser que ya somos plenamente, aquí y ahora. He notado cambios importantes en su expresión, no en su contenido esencial, sino en la forma, que percibo más precisa. Su mensaje de sencillez, facilidad y omnipresencia de lo Real, de la importancia de vivir plenamente la vida diaria, sin querer quitar o añadir nada a lo que es, me llega, me impacta cada vez más profundamente. Siento que se va diluyendo la necesidad de mantener al personaje espiritual, la necesidad de grupos organizados, de practicar técnicas como medio de acercarse al Ser…

En el satsang, y luego, veo que mi mente permanece más tranquila, vivo una sensación de paz y de energía que me va acompañando en la vida cotidiana. Va desapareciendo progresivamente la ansiedad por lo espiritual, todo está aquí, no hace falta “hacer” nada, sólo vivirlo. Rafael

Después  de años de búsqueda, viajando a donde estaban los maestros Iluminados, regresé a España y sin confiar mucho me puse a buscar, hasta que encontré a Sergio Noguerón.

Su mensaje caló en mí profundamente y poco a poco se fue abriendo la cortina de pesada bruma formada por el “ego”. Las convicciones, la seguridad, el control, la falta de libertad, el sufrimiento y el dolor de tantos y tantos momentos; dieron paso a la luz, la paz, la libertad, la amplitud, la dicha…

El colapso de este individuo, que se creía el centro de todo, dio paso a una vivencia de un tipo jamás imaginado, nada que ver con todas las experiencias, estados, satoris y samadhis a los que se engancha con ansiedad el “buscador espiritual”.

Asistiendo a los eventos de Sergio, poco a poco me fui vaciando de contenido, cada vez más liviano, cada vez más libre, cada vez más “transparente”, hasta no poder hallar ni sombra del que se creía el centro de la experiencia. Confié en el mensaje de Sergio porque todo en mi resonaba con sus palabras, con su claridad, con su paciencia infinita para acompañar al buscador hacia la luz que es. Deva Ojas

A través de una casualidad, de las que pasan en esta Vida, que cómo he aprendido, está en Movimiento continuo, descubrí EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA. En este Año y poquito de “Trabajar” con Sergio, he aprendido a:

-Dar importancia a cosas Importantes. Aunque los problemas los tenemos y a diario, muchos de ellos. Si te das cuenta desde la nueva perspectiva de Visión, realmente no son tan problemas y otros, se solucionan por sí solos. Siempre quedará alguno, que realmente es importante, pero tu nueva capacidad de Concepción, hará que estés más Preparado para afrontarlo.

-A ver, la Vida desde un Prisma más Limpio; Tu Mente está menos Entumecida por la Cantidad de “Información” que recibimos al día y, que realmente No necesitas para Vivir. Como, directamente la descartas, tienes más “Espacio en el Disco Duro”, lo digo así para entendernos…

-A Disfrutar del Ahora; Con esta Frase: “Pasado es Depresión y Futuro es Ansiedad”, te das cuenta de que en el momento Presente, tu mente pesa menos, pues eliminas Ansiedad y Depresión, conceptos que sólo sirven para Ralentizarte en el momento presente. José Pitarch

Me gustaría expresar gratitud después de haber tenido un encuentro con Sergio. Gracias por lo vivido, por lo hablado y por lo transmitido desde un lugar firme pero amoroso, comunicando unos mensajes sencillos con rigor y al tiempo con gran cordialidad y cercanía.

Llevo escuchando los videos de Sergio en YouTube desde el verano del 2017. Con escepticismo y desconfianza, pensé: “este es uno más, jovencito, moderno, con cierto aire de prepotencia y descaro a la hora de hablar y provocador”. Reconocí la fuerza de esas palabras y de la seguridad y libertad con las que se dicen, al mismo tiempo que pasión y compasión. Y eso es poco común y muy disfrutable.

El mensaje me resultó impactante, no había escapatoria. No hablaba de teorías metafísicas, ni de promesas futuras de llegar a la realización. El ego espiritual no pintaba nada y se le borraba de un plumazo. Si ya estoy realizado, ¿qué quedaba por buscar?

Y no sólo era el mensaje lo que llamaba mi atención, sino la intención o actitud que sentía que había detrás de las palabras. Una intención de compromiso por extender la simpleza de esta verdad, compartirlo, llevarlo a más gente, una intención amistosa.

Poder escuchar esto es ser llevado, de golpe y directo, al centro del corazón. No hay ningún mérito en el comienzo de este proceso que no sé dónde acabará. Yo no elegí o decidí que para mí resultara contundente, definitivo, claro, directo, cercano y celebrativo. Tampoco elegí las resistencias, dudas, los “peros”, las pegas y el buscar las posibles incoherencias que aún surgen y se me presentan.

Siento que la mente tiene la batalla perdida, pues no se trataba de comprender, ni siquiera de experimentar sino de simplemente ver lo que es, ver a lo que se señala,… Y si lo ves, entonces ya no tienen sentido las argumentaciones, las explicaciones, las discusiones metafísicas…

Me siento muy agradecido de este nuevo mensaje de pura belleza y puro amor. Incondicional, completo ahora mismo. Ver la posibilidad de que eso que vive ya es el Ser.

Gracias por la puerta ofrecida. Pedro

Había visto algún vídeo de Sergio antes de acudir a su Satsang y algo muy singular había llamado mi atención: sus palabras me parecían brotar con la fuerza de quien no duda de lo que dice, porque lo está viendo, y me resonaban a verdad, porque también disolvían mis propias dudas.

Cuando asistí al primer Satsang se confirmó lo que había percibido en él y vi cómo se anulaba el intento que hacía mi mente por aferrarse a sus búsquedas de plenitud y a su carencia. Algo, impregnado de paz,  parece abrirse paso con más fuerza desde entonces…

Juan Carlos

Conocí a Sergio a través de una amiga, que fue a verlo en un Satsang que dio en Barcelona. Ella me explicó con entusiasmo ese encuentro. Fue entonces que decidimos trasladarnos a Valencia  para asistir a un Satsang. Ya en el primer encuentro y durante su introducción me impacto. Sergio tiene la capacidad en poco tiempo, de desmontar todas las historias y situarte en el presente. Durante el Satsang en un proceso de auto investigación a través de preguntas y respuestas la mente queda completamente desarmada. Descubres como tenemos arraigadas creencias, sin que uno se haya dado cuenta. Desde entonces sigo sus vídeos y he asistido a varios Satsang. Para mí ha sido un descubrimiento, como una persona tan joven pueda ser tan libre y te haga vibrar con lo que ES.

Gracias!

Jordi

 Ya te conocía a través de tus videos, pero personalmente aprecié tu sencillez, el gran amor y transparencia que nos entregaste aquí en Bogotá. Agradecimientos eternos por eso. Espero volverte a ver muy pronto en Colombia. Abrazos. 

 Ligia

Es difícil poner en palabras y transmitir lo que ha sido estar con Sergio en sus  encuentros… El AMOR en su profundidad, la Sencillez, la Alegría, Dulzura, Silencio, Paz, Risas, la Confianza, la Entrega… todo esto y más para lo que no tengo palabras… solo un estar en “Eso”, indescriptible, eso ha sido para “mí” el encuentro con Sergio, el Amor en toda su belleza y claridad..

Gracias por haber venido a Colombia💚

María Inés González

Share This