PRIMERA FUERZA: ENTREGA

𝐏𝐑𝐈𝐌𝐄𝐑 𝐏𝐎𝐃𝐄𝐑: 𝐄𝐍𝐓𝐑𝐄𝐆𝐀

Existe un desprendimiento de lo personal que te conecta directamente con el momento presente, este desprendimiento no es un movimiento, ni una acción, sino un reposar en el estado natural de presencia y Ser. Este desprendimiento consiste en dejar ir o relajar la tensión con la sensación de ser una persona en este mundo. Cuando sucede el dejar ir, experimentas una sensación de profunda paz. 

Te pongo un ejemplo; imagínate que has discutido con un familiar y en medio de toda la tensión emocional te olvidas de tu problema, simplemente dejas de pensar en ello. ¿Qué ha sucedido el perdón? no lo llamaría así, lo que diría es que has cambiado de enfoque y simplemente por unos instantes ha desparecido. Eso significa que todo lo que puede desaparecer es una creación de la consciencia, por tanto ¿Son nuestros problemas reales? No lo son. Este desprendimiento de las cosas de manera natural y no como una intención sucede porque la Conciencia no guarda nada para sí misma, solo la memoria del yo separado guarda sus tesoros emocionales. La entrega es reposar en la naturaleza libre. 

Pero cuando la comprensión se establece y descubrimos que podemos desprendernos de las circunstancias sucede lo que llamo LA ENTREGA. El desprendimiento consiste en retirar la realidad a este mundo comprendiendo su fragilidad. Todo puede ser dejado ir porque nada existe realmente, solo es Ser es real. 

No obstante, déjame enumerarte qué es lo que este desprendimiento deja ir:

1. La Sensación de ser una persona.

2. La Sensación de que el mundo es real.

3. La Sensación de que las emociones son nuestras.

4. La Sensación de que la existencia es sólida y consistente.

5. La Sensación de que los sucesos son reales. 

6. La Sensación de que los pensamientos nos pertenecen.

7. La Sensación de que el tiempo es una dimensión independiente y existe por sí misma. 

Podía seguir enumerando lo que este desprendimiento pude dejar, pero lo que no cabe ninguna duda es que desprenderse de todo lo enumerado aquí es la gran liberación. Este desprendimiento lo suelo llamar ENTREGA y consiste en colocar a la conciencia en sí misma y cesar en el movimiento dinámico de la existencia. Este mundo, el tiempo, los asuntos de la persona y la emotividad se sostienen gracias a los procesos de pensamiento que construyen alrededor de las historias la creación de la separación. 

En realidad la separación no esta vinculada a los pensamientos, sino que es anterior a ellos, pero la identificación con la mente crea una pantalla opaca que impide una verdadera relación con la verdad de quien eres y tu Ser. Entregar significa que la identificación con la sensación de separación cesa. Es mucho más evidente cuando eres capaz de dejar ir cada pensamiento que viene a la mente, entonces es más fácil entender qué es realmente LA ENTREGA, pero la entrega va mucho más allá de dejar ir los pensamientos, aunque este es el primer paso en el camino y el más esencial.

Hay una gran diferencia entre estar dentro del mundo y salir de él, hay una enorme diferencia entre estar en la sensación liberada del Ser o sentir la sensación de vivir en lo personal, l a diferencia no solo es abismal sino que una provee de una sensación de contradicción y contracción y la otra es la absoluta expansión y claridad presente. 

Entregamos cuando dejamos ir el total abanico de existencialismo egóico. Y este se comprende en un abanico muy amplio desde los pensamientos que emerges hasta sutiles expresiones inconscientes que suelen sorprendernos como entidad separada. Para el despertar espiritual, uno tiene que prepararse para detectar sutilezas y refinar la percepción hasta la pureza divina. Comprende el factor fundamental entre persona y eseidad es clave ya que muchos buscadores ni si quieran saben “separar el grano de la paja” como dijo el Gran Maestro Jesus, el tan mencionado discernimiento. 

Despertar es descubrir que todo lo que es experiencia es ilusión, sin el aprendizaje de la comprensión entre la tensión del yo separado y la soltura y la Libertad de la eseidad no puede haber revelación espiritual.

Por tanto “Primer Paso”:

1. Nada me ata al mundo.

Segundo paso:

2. Suelto todo lo que pienso.

Tercer paso:

3. Lo que queda cuando todo es soltado, se comprende como Ser.

Cuando sueltas y observas, se producen dos movimientos que en realidad son uno solo, discernimiento y Libertad. Esta cualidad es inherente a nuestra aptitud despierta. 

Soltar puede convertirse no solamente en un hábito, sino en una forma de vida. Comprender el camino espiritual es sencillo cuando sabes hacia dónde dirigirte. Lo primero que hay que hacer es soltar. Soltar es el factor fundamental del despertar espiritual. Es por eso que siempre habrás escuchado decir que el despertar comienza con la observación.

Aprendiendo a soltar nos liberamos, y aprendiendo a observar lo que soltamos aprendemos a ser libres. Al entregar, decides vivir la presencia del Ser y comienzas a sentir que la sacralidad es tu hogar. Este sentimiento de belleza y Libertad interior es conocido como dicha. 

Cuando adquieres la habilidad de soltar el próximo pensamiento se produce un milagro silencioso. Ese soltar es la entrada al Ser o la llamada apercepción de la existencia y que te permite experimentar qué e slo que está más allá de ella.

¿Te has preguntado porque sucede el sufrimiento? por falta de entrega o por perseguir con la mente las circunstancias externas.

La mente es el vínculo ilusorio que tenemos con el mundo, el mundo, cuando la mente se silencia no existe y es por esto que tenemos el poder extraordinario de convertir a las cosas en “nada”. La entrega es desapego al pensamiento, es la capacidad de liberar las circunstancias de la vida como si jamás hubieran existido. 

Y esa es la visión del sabio, permanecer en el presente liberado de las impresiones residuales de la mente.

Entregar es dejar ir los pensamientos hasta entrar en el elocuente silencio del ser y sentir que por debajo de la superficie de la vida hay un campo infinito de inteligencia presente.

Tu eres ello.

Entregar es una bendición de amor hacia el espacio silencioso del Ser y sucede cuando la Consciencia que está enfocada sobre algún objeto de percepción, reposa sobre su propia naturaleza que es: silencio, espacio y substancia. Entregando adquieres la capacidad de desapegarte experimentando la resonancia de la libertad. 

Junto con la sensación de desapego deviene una sensación ligera y la vida deja de ser pegajosa, fluyendo en todo lo que acontece. Con la entrega comienza el verdadero desapego de la entidad pensador. 

Entregar es el primer paso y la clave fundamental de todo despertar.

En la simpleza de lo inmediato donde sólo hay lo que aparece, la Magia de la vida se expresa libremente para “Nadie”. Cuando no hay receptor, sino simplemente eres como una flauta vacía por donde suena la melodía de la vida, comprendes que nada te pertenece.

Has venido a permitir que la vida viva a través de ti y que su melodía fluya a través de la belleza de la experiencia humana.

Y para mantenernos conectados no dudes seguir estos pasos 

PASO #1

Siguenos en instagram

Los mejores contenidos y tips para mantener tu enfoque, en nuestro canal de instagram

PASO #2

Nos vemos en la red más visual

Síguenos en youtube para descubrir más enseñanza, vídeos de crecimiento y mucho más.

PASO #3

Disfruta del contenido

Síguenos en facebook, noticias, frases liberadoras, vídeos y contenido para tu realización.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta