El agente libre. 

Cuando el Infinito vuelca su inteligencia sobre la Conciencia de los fenómenos, se expresa con claridad.

Imaginemos por un momento que no existió en la historia de la humanidad ni un solo error. ¿Por qué sucedió todo lo que sucedió? Porque la vida se siente libre, y manifiesta y se expresa a su antojo. ¿Es posible que la idea de perfección sea un espejismo? En cuanto pensamos cómo la vida debe ser, y cómo tenemos que ser nosotros, caemos en la interpretación limitada. Es un error. En este sentido, descubro en mis encuentros, que muchas personas no aceptan una idea de Dios, que permita que muchos hechos sucedan. No solamente en lo que respecta al mundo, sino para uno mismo. Si Dios es amor y es bueno, ¿por qué sucede todo lo que sucede?, ¿por qué me tiene que suceder esto o aquello? Esta es la ecuación que plantean. Lo que llamamos: tú historia, o la historia del mundo, es un sueño. Un sueño perfecto.

Es hermoso saber, que lo que opera en la vida, está conectado a la vida. No podría ser de otro modo. La onminiscencia omnipresente en todo lo que surge, no es un agente privado de la vida. ¿Puedes imaginar por un momento, que el cielo azul, la gota del rocío, el sonido de las chicharras una mañana calurosa de verano, son aspectos del Uno que tú Eres? Ese es el aspecto que has de descubrir.

Tú eres el agente libre, la inteligencia misma. Si hablas sobre ti mismo atribuyéndote cierto tipo de inteligencia separada y piensas que cada cosa de este universo también tiene la suya propia, pasas por alto el hecho mismo de Ser inteligencia-en-si. Esta inteligencia es un agente Único, ningún ser humano tiene su propia inteligencia separada, no te equivoques. Desde los grandes malvados a los grandes santos todos operaron desde la perfección de la inteligencia libre.

La inteligencia opera, se relaciona entre sí, y crea esta aparente sociedad. Pero todo es un encuentro con sigo misma.

¿Y si nadie hizo nunca, nada a nadie? Solo hay un agente, eso es Todo y es libre. Mira tú día a día. ¿Realmente controlas tu vida? Por supuesto que no. La apariencia del control es la ilusión del ego. Tú vida Sucede, tu vida no es controlada por nadie. No hay nada que la controle. No hay control alguno. Es, como una gran improvisación metódica y perfecta, completamente descontrolada.

Uno de los sabios más reconocidos, llamado Vivekananda, dijo que no había que negar el mal. ¿A qué se refería? En el segundo capítulo del Bhagavad Gita, Krishna le dice a Arjuna, que es un cobarde por no enfrentarse, en combate, a su familia. Aludiendo, al más alto valor, que consistía: en defender a su país, aunque ello implicara matar. Negando el mal, producía otro mal mayor. Si negando el mal para hacer el bien -según algún valor preestablecido- este genera más desorden, ¿cuál es la acción correcta? No hay acciones correctas. Este Universo creó la dualidad, la cual siempre aparentará estar en conflicto. Son opuestos irreconciliables.

Sri Aurobindo dijo: “después de todo, ¿qué es Dios? Un niño eterno, jugando a un juego eterno, en un eterno jardín”.

A la mente, no le gusta nada aceptar lo malo, de forma radical. Cree que si lo acepta, los pilares del mundo van a caer hacia el caos, donde la humanidad irá a la deriva y hacia la ignorancia. El mal sucede en nuestro interior, y te aseguro que si no te resistes a él, no tendrá poder sobre ti. Si un ser humano comprendiera esto profundamente, se volvería trasparente a él. Debes de comprender que eres Dios, y se manifiesta a través de ti como le apetece. Relájate. No pretendas ser. No fuerces el amar. Cometes muchos errores, no siempre eres perfecto, pero… eres el efecto de una gran inteligencia. Céntrate en eso.

Este mensaje puede parecer que va a desapegarte de la vida, o te va volver una persona sin compromiso, pero no es así. No creas, que hablo de carencia de compromiso, con tu equilibrio y felicidad, eso es algo que ningún ser humano puede obviar.

Tampoco me refiero a que te vuelvas un santón, esperando hacer méritos para acercarte a lo divino. Es muy hermoso, ser normal sin pretender serlo, y vivir liberado de la pretensión de creerse, el hacedor personal separado de la inteligencia.

Lo que no es la realización, es pretender ser siempre compasivo, amoroso o correcto. Eso no encaja con la realidad. En ocasiones tendrás que no ser amoroso. En ocasiones tendrás que no ser compasivo. No hacemos el bien a alguien, consintiendo su sufrimiento o permitiendo que nos hieran. Déjaselo todo al Ser, él sabe cómo hacerlo.

Uno de mis sabios favoritos, es Nisargadatta Maharaj. Su persona, rompe los esquemas del ideal de sabio tranquilo y apacible. Su personalidad y su carácter fuerte, daban evidencias de un ser realizado, que ha abandonado toda intención de perfección. Muchas personas cercanas a él, cuentan que se enfadaba con asiduidad y que tenía mal carácter. Cuando le preguntaban, ¿por qué se enfada?, él contestaba: ¿Quién se enfada? El motivo de ello, es que había muerto el pretender Ser. Se manifestaba según su programación y libre en el agente de los acontecimientos. Al soltar el control de su propia imagen, surgía libremente todo a través del él. Muchas corrientes espirituales de la new age se mostrarían contrarias, pues el no quejarse, enfadarse, etc., parece ser la nueva religión. Esto sucede por la falsa interpretación de lo que la iluminación realmente es.

Se libre, eso es todo. Debe cesar la idea de que eres hacedor. Sorpréndete cometiendo errores. Equivócate. Se imperfecto y enfádate cuando tenga que ocurrir, si tus valores así lo condicionan. Si no lo niegas, comprenderás la primera ley, “la espontaneidad” y la segunda ley, ser sorprendido por “la imprevisibilidad”. Con ello encontrarás la libertad de tu personaje.

Cuando el personaje es libre, solo puede ocurrir un equilibrio perfecto. Disfrútalo. Una vez descubras lo que realmente eres, descubrirás que no hay reglas, ni normas, sólo Libertad constante.

Share This