Este escrito es para los amantes de la filosofía que quieren ir más lejos, es para aquellos que atisban más allá de las palabras una realidad sólida, inmaterial y libre. 

 La verdadera Libertad no puede existir si estas bajo la ilusión de lo conocido; el cuerpo, el mundo, el suceder, la idea de realizarse, el perdón y el pecado, la idea de error, la imperfección, la búsqueda de la plenitud, la riqueza material, la belleza, lo alto y lo bajo, la inteligencia humana, la ignorancia, el futuro prospero, la iluminación, el éxito y el fracaso, Dios en los cielos, lo santo y lo profano, el culto a lo divino, el vecino ignorante, los seres iluminados, el despertar colectivo, el proceso del despertar, y podría seguir todo el día con está lista enorme de la ilusión de la que puedes ser consciente, utilizo el término consciente como algo que conoce, sabe, registra y vive todos estos aspectos como si fueran reales y tuvieran existencia.

La realización es la visión de la vacuidad, conciencia liberada, vacuidad sonora, solida, completa inteligencia y plenitud danzando en los efectos de una libre expresión que son producto de una causa divina. ¿Por qué lo divino aparecería como una ilusión si es completa? La respuesta siempre debe de ser elevada, pero no hay respuesta, porque toda pregunta siempre será contestada desde el espacio, la causa y el tiempo, y lo divino está más allá de los efectos. Por ello una respuesta no te sacará de la ilusión sino que está dentro de ella. 

El ser humano no puede salir de la ilusión si sigue girando en círculos en la ilusión. ¿Por qué pretenderíamos encontrar una causa a la ilusión? La ilusión sólo ha de verse como ilusión, eso es todo, y para verlo has de encontrar un lugar en ti completo, pleno y vibrante, el cual no es perjudicado por las ilusiones. Entonces mirarás desde fuera de la ilusión, porque mirar desde dentro es inútil.

Un ser humano que está en la ilusión lo primero que debe de hacer es encontrar el perfume de la presencia del Ser, así podrá dejar atrás las ilusiones, porque de hecho estar presente es más ligero y sutil que lo conocido, por ejemplo desde la presencia puedes desapegarte del pensamiento. Puede parecer un proceso recesivo que va de la ilusión a la presencia, de la presencia a la conciencia-en-sí, y de ésta al infinito o absoluto, a la plenitud completa que no tiene opuesto. Estar vacío de ilusión es el primer paso para ir desde lo conocido hasta lo desconocido.

 Entendamos que la vacuidad no es algo que debemos de temer, pues es la naturaleza vibrante del infinito no diferenciado. No hablo de un silencio de la mente sino de espacio ilimitado antes del surgir de la consciencia o de lo que puedas percibir. Este vasto e inconmensurable espacio, aún siendo inteligencia infinita todavía no es consciente de sí mismo. Al no ser consciente, está más allá del mundo de las formas, y por ello es Libertad. Si este espacio no es consciente de sí mismo, ¿cómo puedo llegar a ser él? Esta pregunta es errónea, la pregunta el yo separado.

Antes de que hagas ningún movimiento para ir hacia, el cuál sería un movimiento dentro de lo infinito con la idea de encontrarlo, has de comprender que de lo ilimitado surge la conciencia-en-sí, que posee una cualidad de existencia. La conciencia en sí puede reflejarse a sí misma, del mismo modo que una persona no puede ver su rostro y solo cuando se mira en el espejo lo ve, la conciencia-en-si no puede verse a sí misma, pero ve, sabe y expresa la inmensidad del infinito. Por ello no puedes encontrar lo que eres, sino que ya lo eres. En otras palabras, el ver no sucede como una relación entre sujeto y objeto percibido, sino por apreciación-misma, a esta apreciación la llamo en ocasiones el “ver lúcido”, por la cualidad de la conciencia de ser existencia en sí misma. También utilizó la palabra “investigar” desde el ver lúcido para detectar las ilusiones y permanecer en ese ver que trasparenta lo conocido.

Para que tengas referencia, la conciencia-en-si emite un perfume el cual es amor, intensidad y vitalidad, emite presencia, todas las cosas, todo el reino de la materia está saturado de presencia. Es el ser humano el que posee la cualidad de estar presente y sentir su fragancia. 

Si niegas la presencia o el efecto de su amor, no podrás dar pasos hacia lo sutil del campo de la conciencia-en-si. La presencia ya es liberadora, apacible, redonda y amorosa. Comienza por ella pues es detectable.

Lo absoluto o infinito es un factor de inteligencia infinita, un agente libre que no es consciente de sí mismo, de ahí que hay mucha gente que pregunte ¿cómo llego a lo absoluto, no puedo verlo? No lo puedes ver, no está relacionado con un yo que llega allí, pues no hay factor de conciencia en lo absoluto, el hecho de ser consciente es el reflejo de su inteligencia.

El modo en que lo absoluto se expresa en este mundo es a través de la conciencia-en-si, ese es su reflejo y posteriormente es detectable su perfume en forma de presencia de la conciencia, es como si hueles a café, no puedes degustarlo pero sabes que se está haciendo. 

Por lo tanto, comprende que primero te haces presente, de ahí que algunas corrientes hablen del aquí y ahora, pero finalmente son limitadas pues después tendrás que presenciar la conciencia que está más allá de estar en el aquí y ahora. La conciencia está más allá de la apreciación del yo separado, la mente no la puede conocer, llega a ella por disolución y fe, y posteriormente descubre su infinitud, lo ilimitado, lo absoluto, que sucede por amor a la verdad, un camino de muerte espiritual.

Todo ser humano tiene la presencia de conciencia, sabe que hay conciencia. ¿Eres consciente, sabes que eres? Eso es presencia de conciencia, ese saber lo confirma. Ese ser consciente se le ha llamado estar presente, como esencia del yo soy.

Hemos hablado de tres pasos previos a la ilusión: presencia-Conciencia-en-si-infinito. Este es el orden desde fuera hacia adentro. 

Estos son los tres pasos previos antes de que surjan las ilusiones, dar realidad a una ilusión es ser inconsciente de estos tres factores verdaderos. Veámoslo de otro modo.

El primer paso desde dentro hacia fuera,  es comprender que en su nacimiento el Universo es no diferenciado e infinito, sin la necesidad de intención comprendemos que no está en movimiento sino que no-es. Cuando despertamos a esta naturaleza somos libres, dicho de otro modo, no sucedemos, no podemos temer, no tenemos necesidad de control y no sufrimos, porque estamos más allá de la nada. Es una vacuidad completa pues también es todo, porque ha de estar en todos los lugares, saturar la vida, y tener poder total. Se siente como algo sólido y real, más real que Dios. Más real que la creación.

¿Por qué es más real que la creación? La palabra creación en sánscrito no existe, no hay ninguna acepción para ella, el motivo de ello es porque lo que llamamos creación no existe realmente, tenemos una creencia muy fuerte de que la materia es real, pero finalmente es la nada lo que es realmente sólido y una realidad Única. Las apariencias son nada, cuando son algo se convierten en la ilusión, lo que realmente no tiene forma lo convertimos en forma. 

El segundo paso es posible porque es natural ser nada, ¿puedes ser nada antes de la nada Real y total? Si. El descubrimiento de como este infinito aparece solo lo puedes hacer cuando amas lo desconocido en ti ¿puede un pensamiento pensar en el silencio? No puede pero si lo hace, este se queda silencioso. Lo mismo sucederá con el yo, que tras confirmar su divinidad se queda silencioso. El yo es la historia que surge en el silencio de la mente, y el silencio de la mente existe por el silencio natural de la conciencia. Incluso tú sabes que hay silencio en la mente, y ese silencioso saber debe ser más sutil que el silencio de la mente.

Entonces del infinito que no es consciente de sí mismo, surge una cualidad de ser consciente.

¿Cómo surge la consciencia en sí? cuando el infinito se satura así mismo en una vibración diferente de una nada absoluta, surge la Conciencia en sí misma y sus sutilezas, a esto se le ha llamado Big Bang o Génesis, es el surgir de lo sutil, y surge en forma de inteligencia infinita la cual es no perceptible por los sentidos e ilimitada, más sutil incluso que la esencia de la presencia, es el hecho puro del saber, los sentidos son posteriores a su fragancia, su sutileza es su magnificencia. A esta sutil fragancia la podemos llamar La Luz de la Conciencia Pura.

Del mismo modo que el sol lanza sus rayos pero esos rayos no son el sol, la conciencia-en-si, es incolora, sin forma y sin intención, pero su luz transporta la inteligencia del infinito. Un ser humano puede intuir perfectamente que existe inmaculada, puede degustar intuitivamente que hay inteligencia misma, saber mismo. Este saber no registra, es como un espejo, refleja pero no guarda. 

El surgir de la Conciencia-en-si es más bien como un efecto del infinito y absoluto, pues el infinito es puro e inmaculado y es el alma del universo, la conciencia-en-si es como una extensión de su aliento. 

¿Puedo transformarme conectando con la Conciencia-en-si?

Un ser humano se trasforma a través de los efectos de este infinito no diferenciado, y el contacto con ello es la esencia a la que un ser humano aspira como experiencia vivida, es lo divino en lo relativo. Cuando conectas con La Conciencia-en-si tienes la sensación de divinidad en lo humano. 

Es este saber de la existencia de algo más profundo y real que la materia a través de la conciencia-en-sí lo que le transportará a la comprensión hacia el infinito, conectar con la conciencia-en-sí es como un salto previo necesario a la iluminación. Pues no hay realización si no hay salto o desprendimiento hacia el infinito donde ni siquiera existe apreciación, llegamos allí por disolución.

¿Puede haber un yo en el infinito? No puede. 

¿Puede haber un yo en la conciencia-en- sí? No puede. Cuando atisbas esta realidad del saber no hay nadie, no puede haber individuo. 

Iluminación es entonces más allá de lo que es conocido, es una extensión desde la conciencia-en-sí a lo ilimitado. 

Hasta este punto hemos visto el surgir de la ignorancia, después como el infinito aparece en forma de saber experimentándose así mismo, y posteriormente se extiende con su inteligencia apareciendo en lo relativo, del cual somos conscientes Gracias a estar presentes por su saber o cualidad de Ser-consciente. 

Como bien he dicho, dar saltos hacia atrás; ignorancia-presencia-conciencia-infinito, es el aparente proceso en el que olas de vacuidad acudirán a la experiencia hasta comprender más profundamente La Luz del Ser infinito no diferenciado. 

Las dos caras de esta realización es que no puede haber relativo sin absoluto. ¿Qué significa esto? El infinito y lo relativo coexisten, son dos aspectos iguales, y aunque digamos que lo relativo es su expresión, es ello. De ahí que siempre diga que todo lo que surge es una invitación para ver. 

El infinito sin su perfume no sería nada. Si detectas la presencia del amor en el presente permanece en ella, no la niegues, degústala, pues vienes a permanecer en ella, es como si fuera el regalo por amar lo que es desconocido y dejar de mirar a las ilusiones como algo real. De ahí que se diga que la iluminación es dicha y gozo. Por supuesto para nadie, porque es nadie quien degusta el amor del Ser. 

Este amor infinito es la degustación del premio de desvanecerse en este mundo siendo la nada vibrante de nuestro Ser.

Share This