(SATSANG del sábado 2 de febrero 2019)

La Iluminación es para ti, porque imposible no hay nada. En este encuentro hemos intentado eliminar esa fuerza egóica que, surge del estado de ignorancia. Tengamos en cuenta que la ignorancia es la ilusión de toda creencia, el paradigma que sostiene el ego es: no soy merecedor, yo no puedo, vivo en la escasez, soy un yo separado, he de despertar. En resumen, es un campo energético basado en creencias.

Como buscador estás bajo la represión de la imposibilidad, pero ciertamente es solo una creencia, una manera de verte limitado y así es como te piensas y te vives.

¿Crees que, si alguien está dispuesto a liberarse no lo va a conseguir? Por supuesto, pero el despertar comienza con la vigilancia, la observación y la comprensión de la limitación. Para despertar hay que observar la fuente del pensamiento limitante. Eso es lo que nos saca de Ser.

Este es el mecanismo: el Ser es completo por naturaleza, la ilusión lanza la sensación/idea de escasez, la primera ilusión es “yo”, después vienen todas las demás, ese “yo” aparente, genera la sensación de ser un individuo separado. Como el Ser es completo e ilimitado, todo lo que surge es una expresión en la limitación y en el momento que persigues cualquier idea, la limitación aparece en tu espectro. Moraleja: si no sigues ninguna limitación, nada te sacará hacia la ilusión.

El ser humano es extraordinario y el poder que hay en su interior es ilimitado. Con solo desearlo, lo que yo denomino: “el fuego interno”, la inteligencia se pone en marcha y captura posibilidades, busca los errores egóicos. Se pone al servicio del logro, la pasión y la necesidad, descubriendo las tendencias egóicas y trascendiéndolas. No caigas en la imposibilidad, la posibilidad será tu guía.

Ama la verdad en ti como única posibilidad de vida.

La verdad es esa posición virtuosa que te permite ir más allá de los confines de la mente, es esa experiencia iluminadora que penetra el presente y lo convierte en la visión esclarecedora del ego. También hay un campo llamado presente/presencia y su frecuencia energética, el cual crece y se expande en la medida en que regresamos a él, como vemos sesión tras sesión en SATSANG.

Solo hace falta energía, amor por la verdad y ganas de pasarlo bien. Entiende esto, tu realización tiene que ser el modo en el que quieras vivir, realizar tu Ser como expresión única y expresar en este mundo un modo de verte liberado, en cada instante, en cada segundo.

La realización no tiene que ver con el tiempo, es siempre ahora.

Debe de convertirse en tu pasión, pasión por el crecimiento, pasión por ser cada día más despierto, más libre. Si esta pasión no está despierta, no hay nada que hacer. Tu pólvora está mojada. Estudias, pero no hay fuego. Vienes al encuentro con el presente, pero estás en la cabeza. La única forma es recibirlo desnudo y abierto.

Para despertar hay que salir de la cabeza.

Veámoslo de otro modo: ¿de dónde surge la mente? Surge de tu Ser, por debajo o a través del pensamiento está la Presencia o Dios, consciente de todo surgir, de todo pensamiento, consciente de toda experiencia. Está presencia consciente y serena puede percatarse de la verdad. La conoce porque es ella misma. Un pequeño paso en la escucha (viva) de lo que el pensamiento es y de lo que está hecho y finalmente se te revelará. Verás con absoluta nitidez que, el yo en el pensamiento no es quien tú realmente eres y al tomar distancia de la falsa identidad, se te revela tu verdadero rostro atemporal y liberado.

¿Quién eres tú? El ser silencioso y sin forma, inafectado por las apariencias, ESO Eres. Espacio que lo contiene todo, la posibilidad que permite a todo ser y surgir en ti. Y ahí es donde comenzará el final de toda la pesadumbre, dolor o limitación. Pero eso no será todo, porque uno se marcha del yo para correr la identidad y dejársela a algo más grande que la individualidad. Esta nueva personalidad es auténtico Poder, creatividad y alegría.

Cuando corres la identidad lo que queda eres “TÚ”.

¿Por qué es posible la iluminación? Porque solo es necesario darse cuenta de: este libre, silencioso y amoroso espacio interno que contiene todo el universo. Es infinitamente posible, ciertamente es la única posibilidad real. Es lo que ya está sucediendo, pero el velo de la separación nos impide verlo.

Así que empieza por creer que lo es. Porque las ideas de que no eres “eso” llamado: Ser, Dios, Presencia o Conciencia, deben de ser observadas. Eso es despertar.

La iluminación es dar luz a la escasez. No es encontrar la Luz o ir hacia lo absoluto, no…, es dar luz a lo que se considera escaso en ti, iluminar la insuficiencia y tutear a lo absoluto en ti…, como bien hemos visto en este último encuentro. ¡TÚ PUEDES, PORQUE TÚ YA LO ERES!

La iluminación es iluminar la insuficiencia y dar luz a la escasez.

Observa la escasez y una vez que no sea perseguida, lo que queda es abundancia. Permanece en la ausencia de escasez, quédate el tiempo suficiente allí y después, ven a contarme que se te rebela.

Resumen: jamás te permitas caer en la trampa de la escasez, jamás.

La idea de no puedo, no soy merecedor, no lo tengo todavía o no soy iluminado, es lo que tiene que ser observado, comprende esto y ámate en tu perfección.

Otra idea que tocamos es la del absoluto o el vacío. Este es un hermoso lugar en el que reposar o descansar ante la manifestación, imposible de evitar porque es lo que somos. Lo absoluto lo es todo y ese es el descubrimiento. Este descubrimiento ha de ser unificador. Si tomamos a lo absoluto como única realidad, está posición es insuficiente, insuficiente para vivir la vida abundante y hermosa que nuestro Ser amoroso y completo a venido a vivir. La nada sin amor, la nada sin expansión, está vacía, incompleta en su naturaleza.

El absoluto no es el único plano que existe.

¿Dónde se expande el absoluto? Lo hace en ti, lo hace para el vivo, para el presenciador. Esto es extraño, ¿verdad? La verdad es revelada cuando el sentido de unidad es visto como aespacial. No lo ve la mente, ni lo ve el hacerse consciente de ello, sino que todo: la persona, la presencia, la Conciencia Pura y el infinito, son revelados como un Único Ser. No hay compartimentos, no se pueden separar.

El absoluto encuentra en la persona la forma de exhibirse cuando el individuo es disuelto, entonces la Conciencia puede expresar su ilimitación. No hay forma de decir quien queda allí para verlo, esta cuestión solo es resuelta cuando lo veas por ti mismo.

¿Cómo es el amoroso abrazo del absoluto aquí? Esta es la cuestión más exuberante y hermosa de la realización. Porque a pesar de lo que muchos piensan, es estar dentro de la vida, dentro de la pasión del Ser que, viene a expresarse libremente en todos los niveles antes mencionados en negrita.

El fuego del Ser ha de ser sentido en lo cotidiano, en la creatividad, en las relaciones, en la forma en la que creamos orden con excelencia y abundancia en nuestro día a día, es ahí donde la realización es expresada, retada y confirmada como verdadera.

¿Como descendemos la gracia? Amando la manifestación, no negándola como irreal, porque no estamos separados, no hay dos, todo es el único manifiesto.

-Entiende este concepto: solo puedes decir que algo es irreal, desde una posición de realidad. En la realización ya no queda ninguna posición, todo es Eso.

El despertar finalmente es una cuestión de amor incondicional por la vida. Este es el final, esta es la Resurrección, estar dentro es el final de todo, y no anclado en el nihilismo, esta posición es cómoda, llena de paz, pero incompleta. La realización no es el descubrimiento del vacío, sino la comprensión y la integración de la unidad entre lo que es infinito y lo que es cotidiano, normal y ordinario.

La realización es la comunión entre lo infinito y lo cotidiano.

Si eres un amante del nihilismo, pero todavía no has alcanzado la iluminación Sí, has descubierto la nada (absoluto), pero todavía te falta algo…, esto es lo que necesitas, necesitas bajar a la tierra, porque el absoluto no se puede conocer, solo se puede revelar en lo conocido y se manifiesta en todo lo que Es. Está en lo cotidiano. Por supuesto que al principio hay una intuición de algo que es enorme, es un grandioso espacio ilimitado, en el que uno se queda maravillado ante su magnificencia. Yo fui un adicto a permanecer en el gran vacío, en la gran nada.

Despertamos al infinito y enmudecemos en su silencio, pero con el tiempo se queda incompleto.

También hay otra cosa que le sucede al buscador que descubre el gran espacio vacuo y absoluto que, por la falta de integración en todos los niveles, sale de él. En ocasiones esa visión es perdida y regresas a la persona, ¿verdad? Este es el típico: “lo tengo, lo he perdido”. Esta fluctuación seguirá sucediendo hasta que lo desciendas aquí. Este será el final de ti.

Te hablo de mi propia experiencia. Te aseguro que, si te aferras a que la visión absoluta es la única que existe, tu vida estará incompleta, la búsqueda seguirá en marcha, porque el Ser quiere expandirse.

“Lo tengo, lo he perdido”, termina cuando desciendes lo absoluto en ti.

Veámoslo de otro modo más filosófico: la enseñanza de “todo es lo absoluto” y “no hay nadie aquí”, es bastante clara de comprender, pero difícil de expresar para los estudiantes.

¿Por qué se ha vuelto una enseñanza muy común? Este es el motivo: cuando el yo separado está muy activo, se necesita la negación, esta es una práctica muy masculina, separatista y efectiva para romper las raíces de la mente con la materia, el cuerpo y las experiencias diarias. Repito, solo es necesaria al principio. Sirve para erosionar, es necesaria mientras la actividad de la mente tenga poder. Tengo la sensación que, es útil mientras la realización es inmadura. Acelera el proceso de destrucción de ego.

La negación controla la entidad hasta que se disuelve.

Pero cuando la mente muere, eso lo cambia todo. Es en ese instante donde se asientan las verdaderas raíces de la autorealización. Un ser realizado, con una expresión infinita de energía y abundancia, automáticamente conquista la materia y penetra el presente encontrando lo desconocido en ella, descubriendo su vaciada expresión (libre de realismo psicológico). Dicho de otro modo, descubre lo absoluto aquí.

Esto ha de suceder espontáneamente y aunque se pueda practicar, esta comprensión se hará realidad cuando la mente sea soltada absolutamente. Esto es empoderamiento que, sucede cuando hay una alineación entre la energía de lo absoluto y la materia o visión cotidiana.

Cuando la mente muere, la energía invade el suceder, como inteligencia no separada.

Es cuando la mente deja de estar volcada hacia la historia y la saturación de la realidad de los fenómenos y el Ser toma el dominio de la alineación, regulando la normalidad del vivir sin la sensación de tener que buscar algo más, dejando que los niveles antes mencionados actúen y se utilicen según sus necesidades, sin reparo, negación o contradicción. Esta comprensión genera un flujo de equilibrio sin precedentes, es una de las joyas más hermosas del Ser realizado.

Recuerda que uno de los fenómenos donde la entidad está instaurada, es el cuerpo. El anclaje se mantiene mientras creas en lo “de allá”, como divinidad y menosprecies lo de “aquí”, como fenómenos. Esto es separación. Lo hemos visto en el ascetismo, por ejemplo. Así que el objeto del cuerpo, la idea del “yo”, como entidad física, no ha sido transparentada como manifestación divina, dándonos cuenta que, eso que llamas “yo”, cumple su función finita, pero que en últimas, ese sistema llamado persona, no eres tú, es consciencia, o lo absoluto en forma de consciencia.

Lo de “allá” y lo de “aquí”, no son dos aspectos del Ser, sino el mismo.

Vacío del contenido enérgico de la separación, comienzas a incorporar en la persona el espíritu divino del absoluto, penetrando la vida personal como una expresión divina, lo personal es visto como Dios. Esta es la realización completa. Esto es lo que llaman avatar o Encarnación divina.

La realización es tan simple y ordinaria que, se pasa por alto. La mente tiene que creer que existe lo absoluto, pero no existe. No como existencia de algo llamado absoluto, diferente de lo relativo, de nuevo repito, esto es separación. Esto que lee las líneas de este escrito es Eso, no está más “allá”, no hay ningún más allá. Dios está más aquí, que tú.

“Desciende, ama y vive”.

Es suficiente por hoy.

Te mando todo mi amor.