TU REALIZACIÓN ES EL PRINCIPIO DE UNA VIDA HERMOSA

HAS VENIDO A SER FELIZ, EL RESTO DÉJASELO A LA CONCIENCIA

Ser libre no tiene precio porque has conocido lo que no puede ser comprado. Todas las cosas de este mundo pueden ser compradas, pero “Eso” no puede ser comprado. Todo el mundo pagaría por ello, todo el mundo le gustaría tenerlo, pero la gran paradoja, es que no se puede adquirir, el precio es muy alto e implica desvanecerse.

Ni todos los tesoros del mundo podrían comprarlo, el más rico de este mundo no lo puede tener, porque ESO no cotiza en bolsa, no se puede comprar en un mercado ni en una subasta, la libertad misma, por su naturaleza es libre del precio.

Una persona libre ha convertido a su instante presente en un tesoro divino, donde el amor, la paz y la libertad son la razón de vivir. Más allá de cualquier entendimiento existe un lugar, donde los hombre son libres y donde las multitudes son amadas. Más allá de los seres humanos existe una magia que llena al instante de gracia y lo envuelve para aquél que pueda mirar con una mirada santa a su cercanía.

Todo hombre esclavo y prisionero de su ignorancia que vuelva su mirada a “ÉL” hallará la salvación, por muchos errores que haya cometido y defectos que sostenga. No hay razón más elevada que el abrazo de su percepción y el amor que provoca su compañía en este mismo momento, en el que tu vida es y existe en presencia de lo que es libre. Una mirada divina es un tesoro revelado, una mirada inocente es una naturaleza sana. Un ser humano perdido no es más que un desvío de lo natural, pero en últimas siempre será acogido de nuevo en la libertad, porque lo divino no se expresa en el rencor, sino en el abrazo amoroso a todos.

Aun en el agravio de la ignorancia, el ser humano siempre será acogido, vivimos en una sociedad que esta ciega a este amor global, donde sin apreciarlo, lo humano y lo no humano están conectados en esencia. Vivir conectados es apreciar los valores de la Unidad del Ser, en un inmenso campo de amabilidad total a todo lo que ES.

Si el Ser humano despertara a la naturaleza de la verdad, florecería una nueva humanidad, más libre, más silenciosa, más humana y resplandecerían los verdaderos valores de la existencia.

Creado desde su pureza surgiste en este mundo en pulcridad esencial, porque es tu naturaleza venir completamente libre, pero también es tu naturaleza recordar que nada de este mundo se ha posado por necesidad. Como el caminante que se le posa el polvo de la ciudad y solo ha de espolsarse la chaqueta y quitárselo.

La identidad es solo el polvo de la consciencia, es solo pensar.

Reflexiona en esto: Si venimos un corto espacio de tiempo aquí, si solo estamos en transito desde lo absoluto a la existencia y de nuevo regresamos a lo absoluto, hagamos de nuestro transito una existencia que merezca la pena… hagamos de esta humanidad un lugar dulce donde vivir. No caigas en la trama de la entidad individual y el hombre se volverá manso por fuera, pero un león por dentro. Porque eso es lo que hace falta en este mundo, seres despiertos con valores externos en consonancia con la libertad que han conocido.

Si estás leyendo este texto, quiero decirte que ha llegado el momento de protagonizar la transformación de la Consciencia, ha llegado el momento de la libertad interior, ha llegado el momento en el que los seres humanos trascienden la psicología prescrita y dan un paso en su evolución espiritual. ¿Sabes porque ha llegado el momento? Porque este mismo es la divinidad. Esta evolución es simple, cesa la mente del mono y recobran la mente divina, recuperando el poder interior y desprendiéndose de toda esclavitud y limitación egóica. Trayendo el amor a este mundo, para ser el puente de lo divino en las expresiones mundanas.

La libertad no es negociable, todo ser humano quiere, necesita y aclama la libertad como el bien más preciado. Ninguna virtud, ninguna vida en el transito en la materia será genuina sin autorrealización. ¿Sabes cuál es el motivo de ello? Porque todo es creado en la consciencia y la consciencia es siempre una limitación de tu Ser. Estar más allá de lo limitado es gozoso por naturaleza.

Ningún ser humano despierto negociará jamás su libertad, no la venderá. Un ser humano despierto ama estar despierto a la Consciencia humana. Ama el perfume de una libertad que le enriquece y lo hace vibrar, siendo Uno con Dios. Para darle a la vida despierta el lugar que le corresponde, debes disolver tu identidad.

No olvides que vienes a ser feliz y los problemas, el suceder de las situaciones y las apariencias solo existen con identidad, es por eso que debes de dejar ese peso y dáselo todo a la Conciencia. No arrastres el peso, no toques la escasez, simplemente se Uno con lo que Es y disfruta de tu ausencia.

Eres un milagro, más allá de lo conocido todo existe en gracia. Esa gracia vino a este mundo y fuiste creado a su imagen y semejanza, fuiste creado lleno de gracia. ¿Puedes darte cuenta de que cada minuto, cada segundo que vives es un absoluto milagro? Si los seres humanos miráramos a través de nuestra percepción pura, reconociendo a este instante como la fabricación de una hermosa energía divina, la gratitud invadiría nuestra vidas y florecería el amor, una sensación de un asombroso reconocimiento de la verdad.

Todo esta hecho de la verdad, incluso tú mismo.

Debemos de preguntarnos en que pasamos nuestro tiempo en lo manifiesto, ¿lo hacemos en un constructo de la mente que no es más que una ilusión? No debemos de ocupar ni un solo segundo en lo que es irreal, vienes a ser libre, no dediques un solo segundo de tu vida a la sensación de escasez e inadecuación, vive la vida de manera feliz y márchate elegantemente. 

Has venido a despertar y a permanecer en el instante con un corazón abierto para ver la verdad, el amor y la felicidad de tu propio ser, esa es tu función aquí, esa es tu misión. Quieres terminar el imperio, quieres concluir el más grande proyecto que jamás puedes imaginar, pues DESPIERTA: eso es todo.

Has venido a realizarte.

Inmensidad, espacio y amor.

 

Sergio Noguerón

Deja un comentario