EL VERDADERO SENTIDO DE LA VIDA

Nadie en este mundo sabe porque está aquí, pues el propósito de Ser y estar no tiene recorrido, causa o efecto. Es el simple pero amoroso estado del Universo que se manifiesta como tu sensación “Yo Soy”, lo único que serás en este mundo siempre será “Yo soy”. Todo lo demás es superpuesto a tu Ser y estar. Lo que llamas propósito se crea en cada instante, no tiene relación con un recorrido, pues cualquier instante presente no se debe al anterior, sino que él mismo es completo por naturaleza.

Cada instante es una expresión inefable de vida, en la que en medio de su expresión tu Ser reluce dichoso, lleno de gracia y alegría. En medio de esta dicha surge la idea del propósito, del porque estás aquí sirviendo como puente a tu divinidad para expresar la forma de tu persona. Mira con cuidado y comprenderás de lo que hablo. Pero no hay porque, solo es la danza de un vacío.

Esta forma que adapta el instante presente solo es una configuración de un estado de la Conciencia, que es moldeable y adaptable en cada instante como una realidad configurada aleatoriamente a tu “Yo Soy”, y puede ser todo lo exuberante que desees, porque solo depende de quien creas Ser.

El brillo de la Conciencia siempre desea expresarte, la luz de la Conciencia siempre está deseosa de brillar en este mundo y solo has de saber que ese brillo es el verdadero sentido de la vida. Vivir en la gracia es el Único propósito real.

Pero cuando hablamos de que haces aquí como individuo separado, lo que llamamos propósito, deber y creación es toda una incógnita, porque ningún ser humano viene preparado para su deber, de hecho, se transforma a cada instante como algo fresco y se adapta a las circunstancias y acontecimientos imprevisibles. ¿Sabes por qué? Porque todo ya existe en el Universo y la realidad manifiesta expresa quien crees Ser, y eso solo depende de la Conciencia. Como he dicho antes, el propósito real es Ser gracia, amor libertad, presencia, Ser, pero nos perdemos en la persona. La gracia no está dentro de este mundo, el amor permea el mundo, lo embadurna de su perfume, pero no está dentro de él. Las realidades son moldeadas por la vibración en la que te expresas y sientes. La realidad es efímera, transparentable y flexible a tu cognición.

¿Qué tan frágil es el tiempo? No es que sea frágil es que no existe, es solo una apariencia, un tratado de la consciencia para crear realidades. Hace dos segundos, no guarda ninguna relación con este instante, el Universo se apago para dejarlo ir y se volvió a encender en el segundo siguiente para expresar otro maravilloso instante que es completo por sí mismo. Entiende esto, cada instante es completo. Absolutamente completo y uno no depende de esto. Puedes estar sufriendo en un instante y al siguiente estar en absoluta dicha. No es necesario sostener y cargar con nada, en ese sentido, puedes dejar caer el Universo, dejar de sostenerlo, tienes ese poder.

En medio de cada experiencia, en el centro justo de la realidad ahora se encuentra la sensación libertina de la Unidad, uno con todo lo que Es y existe y libre de lo que acontece surge una expresión finita de esa Unidad, y a eso lo llamamos realidad. Pero tu realidad ahora coexiste con un inmenso espacio de Conciencia ilimitada e inafectable por naturaleza, en la que esa realidad es solo una apreciación, un segundo de apreciación es lo que llamas tu realidad de ahora. Ese segundo es completo, hermoso pero frágil. Ese segundo se expresa en todo su furor y lo hace con ilusión y alegría de representarse, pero… por un leve espacio de tiempo, esa es la condición, lo hace en todo su potencial, pero al segundo siguiente pafff, desaparece. ¿Dónde está el instante? Cae al gran vacío. Da una palmada y comprueba al segundo siguiente donde está, desaparece en medio del sueño del tiempo.

¿Puedes comprender que pasaría si descubrieras esto? Pues que podrías cambiar de realidad como antojarás, porque hacerlo seria jugar con lo ilusorio, con el sueño de las apariencias, en las que ellas se han convertido al servicio de tu propio Ser y estar. Cuando pierdas la relación del tiempo un gran poder se presentará ante ti.

Solo puedes hacerlo cuando eres nadie, porque lo que queda es conciencia pura inafectada e indestrutible. Desde ahí puedes ver la irrealidad de tu realidad presente y el espacio tiempo se trasparenta y se disuelve ante tu poder de libertad.

Porque en medio del instante presente está el vacío, la apercepción y la presenciación, y este mecanismo es la libertad de ese maravilloso surgir. El olvido de ese maravilloso momento es tu herramienta más poderosa. Entiende esto, porque es aquí es donde está tu poder y puedes utilizarlo como mejor te convenga.

Mira con cuidado en tu presente y verás que no tienes forma, es energía y vibración, pero esta no tiene forma. Lo que llamas yo, no es más que un sonido que aparece en el interior de tu mente. Explota en medio de un gran vacío y una vez ha cumplido con su función se desvanece de nuevo. Comprueba esto diciendo yo en tu mente, dí la palabtra yo en la mente y escucha el sonido que aparece. A su vez, date cuenta del que observa al sonido y descubrirás lo que está presente. Es posible que cuando dices yo surja un sentido de ese yo, pero ese sentido también puede ser observado y al hacerlo, incluso esa realidad es absorbida por un gran poder que diluye la energía de la personalización. Este poder le puedes llamar presencia.

¿Qué realidad hay detrás de esa limitación personal? La Totalidad con mayúsculas. Una realidad que no tiene esquinas, limites o periferias, en las que la sensación es de inmenso gozo infinito. Esa presenciación es la libertad. Es aquí donde percibes el juego de realidades como una extensión de tu Ser, como tu mismo y no como una creencia de que la identidad que aparece y que es finita es real. Aquí comienza el juego del empoderamiento.

Una de las cosas que significa para mi empoderamiento es que no temes la realidad, sino que la realidad se vuelve un juego, el destino se vuelve un juego, el presente es un laboratorio donde la consciencia transita acariciando la experiencia, pero es solo una caricia a tu Ser.

Un pensamiento aparece y solo acaricia el espacio silencioso de la mente, es un susurro, como cuando alguien da un consejo en voz baja al oído, eso es todo. Un pensamiento se pasea por el espacio de la vida, surge revoloteando una realidad, surge hablándote del destino, te guía, te cuenta cosas de la existencia, intenta aconsejarte para bien o para mal, esa es su función, pero el pensamiento es ingenuo.

Porque nadie conoce su destino, sino que aparece en cada instante y solo depende de quien creas Ser, y esto es hermoso porque la vida siempre es una oportunidad, no hay destino, no está escrito y no serás castigado por tu karma… sino que todo es creado según tu realidad. Esta es la gran belleza de la vida, porque todo es siempre nuevo, siempre fresco, siempre imprevisible. De hecho, si no fuera así yo no querría vivir, porque sin la sorpresa y sin la aventura la vida perdería sentido, no podrías escalar espiritualmente enriquecido a cada instante por la experiencia y libre absolutamente de su expresión.

Es por esto que no hay nada que temer, lo que tienes ahora es un absoluto tesoro lleno de gracia, porque aparece para ser honrado, porque es el perfecto momento presente donde se te da la posibilidad de apreciar, amar, vivir y acariciar a tu divinidad. Déjame que te cuente querido amigo, que cuando despiertas las realidades se desdibujan, apreciando como la verdad en tu presente se colapsa de la plenitud del perfume de un silencioso espacio infinito, donde solo queda apertura divina. Y este despertar a las realidades también despierta el juego de lo absoluto. Estás dentro de la experiencia, pero tu divina expresión conoce muy bien el juego. Sabe que cada segundo es una creación del Ser que eres, que no está separado de ti, y que la realidad que expresa solo depende de tu vibración y conexión con tu Ser superior.

Al desdibujar la realidad, dejas de ser finito y pasas a Ser infinito, sin límites conviertes a tu instante en una autentica fiesta divina, este es el verdadero sentido de vivir, estar al lado de tu realidad más empoderada y vivir en el gozo del amor de Dios.  

El verdadero sentido de la vida es el amor.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Asuncion zapater villa

    Te he descubierto recientemente, te felicito, en mi larga trayectoria de búsqueda espiritual es la primera vez que encuentro un «maestro» tan sabio y tan joven. Ojalá tengas mucho éxito porque eso significará que habrás ayudado a muchas personas, y en definitiva a hacer un planeta mejor. Con amor.

Deja una respuesta