El amante perfecto

Si existiera un amante perfecto, ese es el Ser. Detén tu mente y experimenta si miento. Eso! Pues sin nombre y forma te espera amorosamente a que sueltes el mundo y abraces en el silencio brillante la capacidad más hermosa que existe.

Tu corazón, floreciente y vibrante, espera que dejes un momento tu mundo para prestar atención a la divina expresión silenciosa de tu interior. ¿Puedes imaginar un abrazo amoroso, siempre paciente y expectante, que silencioso espera tu atención? Eso es el amor del Ser. Una intención amorosa en nuestro interior más allá de todo.¿Te imaginas un amante perfecto que jamás te abandone? Imagina en ti un lugar perfecto donde florece el amor y se equilibra el mundo. Imagina en ti un espacio infinito, donde la brisa siempre es perfecta, y donde los seres silenciosos se encuentran. Ese silencio amoroso que hay en tu interior, esa sensación de quietud, es el lugar más santo de la tierra, es el lugar donde reposa el Universo y donde la vida tiene lugar.

Ese lugar sin actividad no es inerte, sino vivacidad, ese silencioso espacio es la libertad, es el edén, el reino de los cielos, la dicha, la bienaventuranza, el equilibrio y el amor. Gira tu mirada y quédate expectante hasta sentir que hay un silencio abrasador que es uno con todo lo que Es, detecta que, en el interior de toda conciencia, de todo ser humano, ese silencio es y existe expectante a la experiencia y libre también de ella.

Tu Ser silencioso, sin objetivación ni conflicto, está siempre sentado al borde de la existencia, pero sin inmiscuirse, es por ello que los conflictos humanos no le afectan, porque vale más por lo que calla que por lo que habla. Su amor, es tan exuberante y libre, que jamás puede imaginarse, es tan completo, tan abierto y tan coqueto, que todo ser humano que lo penetre desaparece en su silenciosa brisa de amor y quietud.

Lo que los seres humanos llaman su vida, no son más que formas aparentes, elecciones muy precisas e inequívocas de la individualidad. En definitiva, son dimes y diretes, cuentos y leyendas de la individualidad. Ese silencio interior, en realidad no esta dentro sino en todos los seres humanos, el verdadero amor implica, poder mirar dentro de otro ser humano y penetrar silenciosamente el alma, desafiando la apariencia y disolviendo la mirada individual, desde la ecuanimidad silenciosa. Cuando detectamos nuestra esencia y la descubrimos en todo lo que Es, el cuento de la separación termina. Por tanto, el comienzo del amor florece en la percepción de un ser humano silencioso, mirando a través de la mirada indivisible del Ser.

Siéntate en su regazo descubriendo que, en el silencioso prado interior, donde todo está en quietud como en una noche de vacaciones, se siente el tiempo detenido, el transito de las apariencias calmado y atenuado. Es el propio momento donde se abre el amor para mirar, la ternura para escuchar y la pausa para ser. Es donde comienza la miel y el verdadero deleitarte espiritual.

En el inmenso descanso, aquietado de la información, damos pausa a la realidad, para relajar nuestros impulsos mundanos y dejarnos caer en el campo de la libertad, encontrando la compañía de Dios y siendo para siempre el inmortal e imperecedero Ser.

Allí siempre invitado, jamás me es negada la compañía, y no importa quién haya creído ser, siempre he sido bienvenido a la danza del vacío. El regreso a este dulce hogar, es el júbilo de la pobreza personal, donde mis ropajes y vestiduras son entregadas, como si jamás hubiera importando nada, como si todo lo que he creído ser pesara como lastre innecesario.

Al entrar, dejas atrás sin nostalgia de abandono, porque sientes la ligereza del espíritu y no añoras la identidad, ¿Quién añoraría un estorbo? Todo lo que has vivido, lo que has reído, bailado y experimentado pierde el sentido, en su amoroso abrazo solo quieres estar desnudo.

Solo amor puede decirte quien eres. Eso es todo.

Inmensidad, espacio y amor

Sergio N

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Alba Maria Álvarez T

    Sergio…. Como transmites y describes la esencia… El amor…. A Dios mismo…. Ese silencio que es nuestra compañía segura y latente…. Y que pocos humanos asimilamos.
    Infinita gratitud por ayudar a recordar nuestro si mismo…. Con poesía…. Con trascendencia… Con amor absoluto…. Así es…. Ver nuestro hermoso jardín y nuestros verdes campos en el infinito con el alma feliz y libre…. Solo una vez he logrado…. Lo he vivido…. Esa es nuestra morada segura… El camino a casa…
    Sergio un abrazo floreado

  2. Beatriz Mardones

    No, no mientes, hasta que lo experimentas por ti mismo y lo vives lo degustas y lo sientes… no eres consciente de que estaba ahí y cuál enamorado paciente se ha mantenido callado hasta que ha llegado el momento que tenía que llegar, cual fruta madura, si nunca cayó un copo de nieve en el lugar equivocado, el feliz encuentro ha sido cuando tenía que ser.
    La espera ha merecido ésta DICHA .
    Aún queda… pero el inicio del camino empieza dando el primer paso, y el primer paso es muy placentero lleno de Paz Sosiego y Tranquilidad como un estanque en calma.
    Gracias Sergio, Inmensidad, espacio y amor

Deja una respuesta