PREGUNTAS: MARINAR EN LO QUE ES

Preguntante:

“Sergio”, hace unos meses ilusorios estuve con Mooji en un retiro. La vida a través de él dice “marínate en eso que Eres, eso que queda cuando “estas aquí” sin esfuerzo”.

Sergio:

Por supuesto Mooji te está indicando que regreses a casa y permanezcas en lo que eres, se refiere a dicha disolución donde lo único que queda es la presencia sin individuo.

En muchas ocasiones tomamos a la presencia como un estado, y buscamos este estado valorando los contrastes de la experiencia, pues el yo vive en la experiencia e intenta buscarla como una sensación o un estado. Pero por supuesto no lo es.

Pero dejemos primero claro que nadie puede hacerlo, y tan solo es una indicación o una flecha, en esta indicación pasamos quizás algo por alto, ¿quién lo haría y a que se refiere?

En términos de unidad y totalidad, lo que sucede es la presencia, este nombre puede ser sustituido como Dios, Ser, Unidad, Absoluto, Lo que Es, somos presencia inmaculada y no hay otra cosa llamada presencia separada del suceder o que pueda marinar en la experiencia.

Y es aquí donde creo que surge la confusión en la indicación.

Lo que llamamos experiencia de vida es la presencia apareciendo para el yo soy (separado) experimentándose, dicho de otro modo, no hay división entre la experiencia y la presencia, solo hay Unidad. Así que nos encontramos con un problema en las palabras, en el nivel de la comunicación y la enseñanza. Creer que existe algo diferente de lo que experimentamos y que pueda marinar es absoluto dualismo. Por ello como ya he dicho, la enseñanza solo son flechas e indicadores.

Esta indicación es imposible y falsa en el aspecto de que el individuo no puede permanecer en la presencia conscientemente y con intenciones de marinar o ser más Ser. La revelación espiritual sucede cuando descubrimos que ya somos eso, ya somos la presencia tal y como quiera manifestarse. Lo que quiero decir con claridad es que ¡No hay posibilidad de hacer nada!. ¿Quien lo haría? Por supuesto el individuo que desea algo. No puede hacerse simplemente porque ya somos/eres Eso. La jugada de hacer la presencia es incorrecta.

Gracias a Dios el mensaje en la actualidad es más directo, pues marinando o sin marinarse esto es de una absoluta simpleza y es mucho más simple… ya somos la expresión divina, que es en definitiva a lo que Mooji se está refiriendo.

Veamos el término/concepto “permanecer”, y si lo observamos, parece implicar a un individuo que se involucra en una acción. Entendamos que la visión de la verdad no tiene nada que ver con el individuo que hace algo, no es un suceso provocado por este, es un no suceso, nada, porque aquello que permanecería o tendría la experiencia de marinar no existe y está dentro del sueño del yo separado.

Mooji apunta hacia lo permanente, pero lo que pasamos por alto es que lo permanente está más allá de la experiencia transitoria, la permea y es la única constante real que existe, lo no nacido.

En última instancia la indicación termina siendo errónea como bien hemos visto. Pues la visión de la verdad ocurre en el final de toda intención, mientras el yo siga activo en el empeño y el afán, el yo todavía no ha muerto, dicho de otro modo… la pretensión de la realización es el impedimento.

Preguntante:

Aquí marinar en eso se ha intentado, y el ruido mental del individuo parece hacer mucha fuerza, aunque es observado.

Sergio:

Como he dicho tú no puedes hacerlo… es un no hacer, porque ahí no hay nadie.

Eso es lo que suele ocurrir, cuanto más el individuo desea permanecer en un estado de presencia e intenta controlar o apaciguar a la mente, más se agita. De ahí que la indicación finalmente si se toma al pie de la letra sea errónea. Pero no hay ningún problema con los pensamientos, ¡solo surgen en lo que es! “Son la expresión divina” vienen y se marchan.

Por otro lado la intención de observar es separación, entre un yo que observa lo que sucede y el propio suceder. El propio suceder no puede ser observado, solo hay observación pasiva sin nadie que lo observe. Nadie ha pensado jamás, ni sentido nada jamás, porque es completamente ilusorio un yo separado experimentando.

Preguntante:

Resulta que aquí parece revivir el buscador, para no permanecer alli donde no hay nada. ¿Cómo revive?

Sergio:

El buscador aparenta ser “el movimiento”, “el afán y la pretensión”, por ello lo que Mooji apunta es que se descubra lo permanente y la quietud misma, sin embargo, como no consigues el estado en el que ese marinamiento sucede, porque el individuo no puede hacerlo, te agitas.

Lo permanente no es un estado, es la nada, el hermoso y brillante pleno vacío en el que surge la experiencia, por supuesto para nadie.

Preguntante:

Quizás surja hablando, distrayéndose, buscando algo para hacer en el futuro, algo que ilusione, un viaje, etc.

Sergio:

Exacto eso en definitiva es movimiento, simplemente una inercia de la mente que surge en Lo que Es, que evita el propio silencio y espacio interior, la propia nada y aparentemente la visión de la verdad queda nublada. No obstante repito, los pensamientos no son el impedimento, el despertar sucede en un plano energético, nada es un obstáculo para ver esto.

No obstante hablemos con claridad, los pensamientos no son en impedimento, porque lo que somos es siempre… en definitiva no hay individuo pensando, ni nadie que elige sentirse separado. No hay nadie.

Preguntante:

Ahora que te escucha este buscador ilusorio, está contento pues tú dices, ya eres, no puedes hacer nada para lograr nada, entonces a la mente del individuo le encanta porque entonces no tengo que marinar en eso ni sentir “aburrimiento, miedos” ni nada de esos pensamientos que afloran para “sacarnos de ese espacio”.

Sergio:

Por supuesto que los pensamientos no te sacan de esto, pues surgen en esto, pues esto es lo único que sucede e incluye a los pensamientos. Todas esas indicaciones de maestros sobre huir de los pensamientos etc, terminan siendo bastante confusas.

Por supuesto que el mensaje es que tú ya eres eso y que aparentemente es un mensaje sin esperanza en el que se excluye todo y se abandona la idea de conseguir un estado.

Todo lo que surge incluido lo que llamamos distracción es irremediablemente la unidad apareciendo como Eso.

No hay que hacer nada y no puedes hacer nada, simplemente surges en forma de eso.

Y esto es maravilloso, porque principalmente si ves que todo es Eso, tú no sirves para iluminarte, porque tú, lo que denominas tú, no puede ser una instancia separada de Lo Que Es que tenga que esquivar, conseguir o pretender volverte más iluminado. Porque simplemente esto se ve cómo Lo que Es.

Y eso es una liberación extraordinaria. Simple pero directa, sin esfuerzo.

Nada puede salvarte, y sin embargo no lo necesitas porque nada puede sacarte de Ese espacio, porque tú eres el espacio. El yo separado está identificado con el movimiento del buscar y encontrar, conseguir algún logró, cuando el yo muere y sus pretensiones lo que queda es Lo Que Es.

Preguntante:

Tú dices: Sergio se hartó de buscar, llame un amigo para que me saque de fiesta y empezó a ocurrir el relajarte en Eso.

Sergio:

Si, la historia no tiene importancia, pero después de un tiempo de intensa búsqueda y de pasar lo que podríamos denominar un frío invierno personal, tenía la sensación de que mi vitalidad estaba apagada. Es muy común pasar por el dique seco en la búsqueda espiritual.

Esto sucedió después de encerrarme un año y medio a meditar, indagar y leer, sostenido por una intensa búsqueda que no me acerco ni un solo centímetro a mi Ser, simplemente porque no puede hacerlo. Pues el descubrimiento final es que no sucede nada, siempre y solo ha habido siempre Ser.

Siempre que estamos buscando, estamos muy lejos aparentemente, esto es lo que realmente se descubrió, algo dentro de mí me dijo ¡Vive! Pues ya eres Eso. No hay tiempo y no serás más realizado en el futuro, ni estás construyendo nada, ¡sólo hay Esto!

Preguntante:

Pues te cuento que aquí no hay mucha ilusión por nada, aunque el que habla es el individuo que busca estar mejor claro, o más bien llevar una vida sin miedos, porque sabe que hay miedos. Basta que me cruce una persona que mi mente juzga de peligrosa y me hable, y ya el miedo y el no saber cómo reaccionar, ocurren. Entonces para estar seguro en la ilusión, siempre se hace lo mismo y se está en los mismos barrios conocidos para estar tranquilo, esto es y será la totalidad surgiendo así, ¿pero acaso puede sentirse esa libertad con estas creencias de un mundo que puede amenazarme?

Sergio:

Ser miedo es lo que sucede en ese organismo cuerpo mente, y no es incorrecto, la iluminación no es la eliminación de los miedos personales, si eres una persona miedosa es posible que no cambie tras la iluminación. Más bien consiste en aceptar totalmente y sin concesiones al personaje X (nombre).

Por supuesto maticemos que no lo haces tú (no te ocurre a ti) solamente sucede. Esa es la ilusión que hay un yo que puede hacer que la experiencia sea diferente. Para la libertad no hay condiciones pues ella sucede todo el tiempo, el miedo también puede ser libre del yo separado.

La búsqueda espiritual es… ser como eres intentando ser de otra manera. Por supuesto, la sensación de tener que ser menos lo que sea, implica el rechazo de todo lo que surge y una insatisfacción e in-adecuación a la vida.

No hay ningún error en estar incómodo o no querer estar en algún sitio, y no tiene nada que ver contigo, simplemente sucede. El individuo separado siempre suele estar en desacuerdo con el personaje.

Con el tiempo descubrir tiende a tener una perspectiva diferente, pues descubrir no es eliminar o expulsar nuestros estados emocionales, sino integrar y reconocerlos como Lo Que Es. No consiste en aplicar técnicas emocionales o terapéuticas, porque esto trata del amor incondicional, no de expulsar emociones ni convertirse en otra persona diferente.

También, podemos decir que hay etapas (aparentes) en el que el buscador está muy pendiente de lo que le sucede en el campo emocional/mental, muy atento y vigilante a todo lo que transita en la experiencia, por supuesto esto es lo que llamamos el individuo… y cuanto más pendientes estamos nuestros miedos son más intensos, están más activos. Caundo nos relajamos en la vigilancia separada, cuando se retira la auto consciencia (juzgar) se recupera un espacio interior al que podríamos denominar olvido de uno mismo que se traduce en paz, amor y alegría, todas estas cualidades surgen sin causa alguna, son estados naturales del Ser.

Pero maticemos, una vez sucede lo que denominan iluminación, todo surge igual que antes sin la torre de vigilancia que quiere excluir los estados… entonces nuestro campo emocional termina regulándose y cesando la actividad separada, que es en sí misma una ilusión.

Preguntante:

Como entonces se puede ser la totalidad, aun no fluyendo con la vida y estando siempre en los mismos lugares y con las mismas personas, por no querer sentir, o por evitar esos temores o juicios que pasan por la mente. (esto ocurre aquí).

Sergio:

Aclaremos esto… tú no puedes amarlo todo y tampoco es necesario, por otro lado, jamás dejaste de ser la plenitud, no podemos ser otra cosa. Esa idea de que cuando te iluminas amas a todo el mundo y allí donde estás tú eres intocable es una ilusión. Con esto me refiero a que si no te gusta estar en algún sitio, no estés.

La cosa Sergio también evita lugares… siente miedo y es selectivo con sus amistades.

Por supuesto, “soy libre de eso”, porque eso sucede en la cosa Sergio, y no tiene nada que ver conmigo. Simplemente es lo que surge.

Preguntante:

Otra pregunta sería, en este sueño tenía una novia, no hay mucho deseo sexual, solo el compartir el instante, eso es un poco chocante a veces para la otra persona si no lo vive así, pues al menos a nivel sexual espera sentirse deseada, la pasión y todo eso que suele vivirse.

Sergio:

Tener mucho deseo o no tenerlo es indiferente para la iluminación espiritual. Se ha hablado del sexo tántrico como un camino para la iluminación y como el sexo normal como un impedimento. Aquí no hay nada que pueda impedir u obstruir, eso son ideas relacionadas con el pecado y la culpabilidad.

Por supuesto es muy habitual en el proceso del despertar que haya ajustes en todos los sentidos.

Tener deseo es lo que sucede, y no tenerlo es lo que sucede, en lo que Es no hay normas preestablecidas, todas esas ideas de la impecabilidad, suprimir el sexo etc, están basadas en la ignorancia.

Preguntante:

¿Cómo acaso lo vive la totalidad en ti?, pues la totalidad no necesita nada y tampoco creo que fantasee con nada para sentirse más viva, así que si Sergio tiene relaciones quizá sea simplemente así natural, sin muchos agregados, como sentarse a comer la comida.

Sergio:

Lo primero la totalidad no lo vive en mí, porque aquí no hay nadie separado que experimente algo y que pueda confirmarlo. Si hablas del personaje Sergio, esto tiene preferencias, gustos, aversiones. Siempre digo que Sergio no está iluminado y que la comprensión o visión lúcida está más allá de la cosa Sergio.

Sin embargo me gustaría apuntar a que todas esas ideas del camino del tantra en el que las relaciones sexuales han de ser puras y refinadas, santas y divinas a confundido más que ayudado, hace muchos años había que limarlo todo y cohibir los deseos de una mente… pero esto no tiene ninguna conexión con la iluminación, porque iluminación significa que no hay nadie, no hay individuo, independientemente haya deseo por tu pareja o no.

Todo tiene su lugar, inclusive el desear a tu pareja, es absolutamente maravilloso verlo, es absolutamente revelador para el yo dejar de esforzarse para ser más puro y divino. Justamente eso es la liberación, liberarse de la imperiosa idea de perfección.

Si surge el deseo, simplemente tenemos a un individuo que desea, pero la verdad no excluye el deseo sino que se ve con claridad que en medio de toda esa energía que llamamos deseo no hay nadie haciéndola, sino que surge para nadie, y por supuesto “nadie” puede terminar haciéndole el amor a “nadie”.

Si te fijas, el inconveniente siempre es lo que creemos, la presunción de lo que es la iluminación y cómo afecta a aspectos de nuestra vida.

En estos términos estamos en un error, porque el descubrimiento de Lo Que Es, está más allá de lo puro y lo impuro, más allá del yo individual, dicho de otra forma, no tiene nada que ver contigo ni con lo que hace el personaje.

Podemos hacer referencia a dos aspectos fundamentales, el primero es la primera etapa, en el que todo es cuestionado y se liman las impurezas de la mente. En esta etapa todo se cuestiona entre si es iluminado o no lo es, si es puro o impuro… esto genera un gran desorden y confusión, en el que la mente se vuelve selectiva e impide que la persona vea natural la vida misma.

El Segundo es el re-entrar, en el que después del proceso destructivo se descubre que todo ese cuestiona-miento es parte de una búsqueda sin sentido, y se re-entra a la vida ordinaria y a su naturalidad. Todo vuelve a la normalidad después de un tiempo, incluido el sexo, que siempre fue divino tal y como se exprese.

El inconveniente que tenemos en las enseñanzas es que muchas se centran en el primera etapa… y muchas enseñanzas están basadas en limar, pulir o mejorar la vida santa del individuo. Esto no tiene sentido ni relación alguna con la verdad. Pues jamás se terminará de pulir las imperfecciones supra-exigentes que te harán entrar en el club de la santidad.

Un buscador espiritual encontrará siempre algún meme en el que enfocarse y perpetuar la búsqueda. Búsqueda en este sentido es siempre verse impuro.

La “Liberación” es el final de la búsqueda por la perfección y verse divino con todas las imperfecciones.

PREGUNTAS…

Comentario: Sergio que tal, hace bastantes años tuve una especie de sueño que fue como dos explosiones, la primera era blanca y la segunda era como algo amarilla, en esas explosiones yo y el cosmos eramos lo mismo, y mientras ocurría sentía como algo de miedo, ¿que crees que podía ser eso? yo pienso que en un futuro tenga la revelación, pero yo no le doy importancia solo se que era algo muy especial, esto me ocurrió hace 30 años.

Sergio: Buenas tardes A…

Es un placer comunicarme contigo. Agradecerle que se ponga en contacto por este medio, respecto a su pregunta, las experiencias místicas son difíciles de encasillar y ponerlas en contexto.

Comentarle que en ultima instancia carecen de importancia respecto al despertar de la conciencia, porque en último término son sólo experiencias.

NO HAY RECORRIDO

Lo más difícil de comprender es la unicidad total que rodea a la realización. Y, por supuesto, comprender que no es una experiencia sino una naturaleza, un trasfondo esencial de la vida…

El individuo separado no puede comprenderlo, ni podrá comprenderlo jamás, pues vive en la realidad del tiempo.

Entendemos como la realidad, a todo lo que se pueda experimentar, ya sea a nivel sensitivo o a nivel energético: lo que se siente, lo que se experimenta, los contrastes entre estar atento o perdido en la mente, entre la presencia de los sentidos y otros aspectos vivenciales, pues todos ellos pertenecen al suelo de la separación.

Dentro de esta naturaleza y en el reconocimiento de una liberación, se comprende en profundidad la esencia de la vida y se desenmascara el velo de una ilusión, la ilusión de que existe o es real cualquier tipo de experiencia para un yo separado, consistente y real.

Las experiencias surgen en Lo Que Es, son la vida surgiendo, este surgir es de los más natural, y cuando una impresión es creada como (esto me ocurre) aparece el individuo separado. Las impresiones son recogidas por un yo, con un sentido de continuidad y por supuesto de propiedad. De ahí que una de las ideas más erróneas sean la práctica de hacerse consciente, que alientan a dicha continuidad y dan realidad a la individualidad, e invitan al yo separado a experimentarse en el trasfondo de toda experiencia, y que por supuesto es errónea pues promueve la idea de tiempo, de progreso, de logró y meta. Cuando de hecho, es eso mismo la “exclavitud”, pues el individuo sólo puede sobrevivir en el tiempo y experimentarse requiere del tiempo así que refuerzan y perpetúan la separación. ¿Quién habría allí para constatar los estados como consciente y su opuesto?

Cuando la ilusión de la separación es retirada, comprendemos profundamente la futilidad de las prácticas, y vemos que lo que se esconde detrás de este velo no es para el individuo separado, ni está relacionado con algún tipo de logró o adquisición.

Tampoco es una comprensión individual, sino una evidencia difícilmente comprensible para el individuo (yo soy…).

La revelación se relaciona con el misterio de la vida y se descubre que realmente sólo hay misterio, siempre ha habido lo desconocido, y la revelación es sumergirse en lo desconocido. Las prácticas, todas y cada una de ellas están en lo conocido, y promueven la experiencia dentro del tiempo de una realidad inexistente, sobre un yo inexistente. Este experimentador de la consciencia, está construido por impresiones que son moduladas y experimentadas, y para que exista la experiencia es necesario el experimentador, mientras el experimentador sea considerado real, aún que sea muy consciente o presente, no se disolverá el individuo.

¿De dónde proviene toda esta confusión? El individuo vive en el tiempo, y en la causa y el efecto: por ello comprende que para obtener ha de realizar y esforzarse.  La iluminación es considerada como un objeto a conseguir.

Durante los procesos del despertar, el aparente individuo cree estar realizando un camino, que por supuesto crea la mente del yo separado, experimentando realidades como: hacerse consciente, vivir el aquí y ahora, o dominar el mecanismo de la atención. Pero, aun que los procesos parezcan evidentes porque aparentan ser reales, tras todas estas experiencias, cuando sucede la liberación se ve que esta naturaleza de la liberación es abruptamente incognoscible para el individuo en su naturaleza universal. Y por supuesto, el mensaje que aquí se trasmite es de absoluta inpersonalidad.

También se revela que nadie adquirió nada de estas prácticas, estas tan sólo surgieron por ignorancia, pues Lo Que Es fue siempre tan pleno y completo como lo es siempre. En pocas palabras, “nadie puede conocer a su Ser”, o hacerse consciente de él,  mejorarlo o enriquecerlo, pues Ser es lo único que existe y brilla siempre como el sol.

Por ello, la naturaleza del despertar a la liberación del yo, lejos queda de cualquier estado, ¡no es un estado! Es el no estado, y ya sea ser consciente, vivir la presencia o experimentar cualquier estado en la consciencia pertenece al yo separado. La liberación está más bien relacionado con el fin de todo especialísimo, camino o vía.

Todo lo que puede ser experimentado, contrastado o conocido ¡no es Eso! Simplemente porque “Eso no Es”, y porque lo desconocido no es una cosa, una experiencia, o puede ser interpretado o contrastado, ganado o conseguido, todo lo contrario, “sucede con el fin de las prácticas”.

Se ha malinterpretado la naturaleza de un despertar, que obviamente no tiene nada que ver con ningún tipo de proceso, evolución o camino, el despertar está relacionado con lo desconocido, con el fin de una intención personal, es un salto salvaje a lo eterno e inmortal, al abismo de silencio o del vacío del Ser, que está sentado en la nube del no saber, más allá de toda experiencia o constatación, más allá de lo relativo y de toda experiencia o estado.

El despertar es como alejarse de la realidad hasta que lo conocido termina disipándose y con ello todo individuo que pudiera conocerlo. Las experiencias del personaje pueden seguir surgiendo allí, pero ya no queda constatación o separación, ya no deja rastro la experiencia, pues esta surge y se desvanece en la atemporalidad.

Por ello, matizamos la futilidad de las prácticas, que ocurren en frente de este misterio.

La unidad es un secreto, un misterio que nadie puede conocer y mucho menos comprender. Una vez cruzado al otro lado, lo relativo y conocido se ve como lo absoluto, y este abismo se aprecia con el fin del experimentador separado y se conoce por supuesto la sacralidad de las cosas relativas, o mejor dicho, se ve el misterio que las crea. Una vez más, no es que un observador o un ser consciente las vea, allí no hay nadie que pueda verlo, nadie consciente de algo, nadie presente de algo, solo Ser.

Simplemente se ve porque tú eres ese misterio, tendríamos que quieras el tú. Allí no hay revelación, realización o iluminacion, sólo misterio.

Un iluminado no conoce este misterio, principalmente porque eso es un malentendido, no hay iluminados o dormidos solo Ser, y la revelación se funde en la nada y lo que queda, nadie lo puede percibir, es indescriptible, no queda rastro de individuo allí.

En aquella basta llanura silenciosa y desconocida nadie sobrevive a una muerte espiritual, y mucho menos, nadie puede llegar a “Ser consciente” de Ello. Eso es una contradicción.

Solo que da un “Sssshhhh” sin dedo al que soplar.

Toda práctica y sadhana es inútil, pues solo hay unidad que aparenta manifestar las cosas, pues repito es un misterio, porque todas promueven la separación y se encaminan hacia la experiencia del yo. Esto se relaciona muy directamente con la naturaleza del no hacer y por supuesto de Ser.

El Ser no es una experiencia y no precisa de practica…

Los individuos, las experiencias y las prácticas ya surgen de este misterio, y no lo provocan o lo alientan sino lo enmascaran y lo encubren. Podríamos decir que este misterio está oculto para quien lo busca, el hecho de buscar te impide verlo.

El misterio es la fuente y esencia de todo hacer y no hacer, antes, durante y después del tiempo, antes de toda voluntad o intención. Cada una de las prácticas sólo son el intento agónico de un buscador fallido por acercarse a lo que ya Es.

La realización, para aquel que esté listo y preparado ocurrirá sin necesidad de esfuerzo, intención o compromiso, Lo que ya Es, no puede ser conocido por el esfuerzo. Es un misterio y seguirá siéndolo, incluso para aquel que se ha convertido en un misterio, no hay nada constatable allí, ni para el iluminado ni para el dormido, esto es una maravilla atemporal, o más bien el milagro de la vida.

¿De dónde brota la vida? De allí, pero no hay respuesta y no se puede saber. Simplemente no se puede, parece revelarse por el final del intento fallido por encontrar, por practicar etc. Se revela cuando el buscador muere. Iluminación significa, ¡final de la búsqueda!

En muchas ocasiones escucho la eventual intención de afirmar que yo he llegado a algún lugar gracias a las prácticas, y sobre todo, que he realizado un camino, pero por supuesto, eso es una intención del preguntante qué tiene confianza en el tiempo, en su pasión o deseo por despertar. Yo no he llegado allí, yo he desaparecido. Mis intenciones fallidas murieron. Y lo afirmo ¡fueron fallidas!

Dicen frases como, tu practicaste e hiciste Meditacion, y lo que veo es que simplemente sus mentes les dicen, dame un poco más de tiempo, no quiero cesar, quiero seguir viva, ¡Necesito tiempo! La mente gana tiempo con las prácticas, por supuesto es el mejor método para posponer su muerte con su frenética búsqueda…

Cuando el velo es retirado, lo que se descubre abiertamente, es que no hay individuos, ni mundo, sino un flujo atemporal que es pleno por sí mismo. Los individuos no son individuos, sino ilusiones sin peso ni realidad alguna, y las intenciones no les llevan a ningún lugar, una ilusión como: quiero encontrar la totalidad, hacerme más consciente o contemplar no les acerca a esto, pues sólo son pensamientos que surgen sin propósito alguno ni meta que lograr y siempre alimentando el por venir.

Las prácticas son inútiles para llegar allí, esto es libre, no se necesita hacer, no es necesario. Cuando estas mueran el secreto se abrirá, pues está siempre abierto y desnudo para el que se ha relajado y rendido a lo evidente, es lo obvio revelándose… Es esto, lo que lee estas palabras.

Sergio no existió jamás, del mismo modo, jamás sucedió un despertar, ¡aquí no ha ocurrido nada! sólo ha habido siempre Lo Que Es, pleno abierto y libre, una perfecta y brillante quietud de la que todos bebemos y somos.

Sergio no es Sergio, Sergio es la unidad brotando, sin propósito, sin color, sin algún tipo de textura, sólo amor incondicional. Lo que hay aquí, estaba antes de que este cuerpo naciera, antes de las prácticas, durante las lecciones, durante las lecturas de los libros y por supuesto antes de los dinosaurios, esto no entiende del tiempo, está más allá de todo y nada le afecta, es simplemente el bello Universo.

No hay un camino, no te equivoques, y huye lejos de quien te diga que no eres la plenitud surgiendo, pues sólo hay esto y esto está rebosante de vida y no hay nada que alcanzar, es Esto, simplemente es, ninguna práctica te llevará allí. ¡Ya eres Eso! ¡Eres la expresión divina!
Y en la medida que este mensaje sea escuchado, puede suceder lo evidente, no es una cuestión de encontrar, es una cuestión de ver lo obvio.

¡Buscar va en dirección opuesta!

ILUMINARSE ES MUY FÁCIL 

La iluminación es muy fácil de conseguir porque no tienes que hacer nada, y como tampoco es un logro no tienes que hacer ningún esfuerzo, incluso toda clase de hacer está plenamente iluminado, es la unidad manifestándose como Eso.
Es demasiado simple y lo puede hacer todo el mundo, porque es lo más natural en nosotros, es nuestro mayor anhelo porque es nuestra naturaleza.

Lo que consideramos persona no tiene ningún poder, no puede impedir que lo que somos surja en cualquier momento, porque todo el mundo Lo Es. Hasta un niño podría tener esta visión lúcida, mejor dicho ellos la tienen porque no es necesario entender nada, no cabe el entendimiento allí, ni un sólo gramo.
Eso es lo más hermoso, la iluminación como dijo Jesus, se extiende por toda la faz de la tierra y tú eres hijo de la tierra, no es algo que debas coger, prender o conseguir, está siempre revelándose, además no es siempre, es lo único que hay y todo lo que existe.

Por ello, no puedes sin más dejarla de ver pues siempre está ahí, esa es la paradoja que detrás de esa ignorancia confusa de un yo separado, lo que ve es Ello, lo visto la percepción misma es Ello surge en realidad como una sola misma cosa, iluminándose así misma en su plenitud.
Somos hombres ricos y eso nos impide verlo, ese es el problema, porque no vemos Lo Que Es, vemos desde el yo, sabemos demasiado, estamos hasta los topes del saber.

La iluminación es lo más parecido a morir de hambre en el saber entrando en el coma de tu propia ausencia, una ausencia muy evidente.
La no-dualidad pone a dieta a la mente hasta que la mata de hambruna. Esto no es una enseñanza, ni mucho menos, y no es para sedientos de estudio.

La sequía de conocimiento parece esencial pues el aparente individuo se esconde detrás del conocimiento, el yo está hecho de muchos yoes , la personalidad, mi carácter, el sexo, los recuerdos, se encuentra agazapado y guarda su identidad entre la madeja conceptos y en medio de todos ellos allí está la luz esperando.
Todo el conocimiento es sólo la unidad hecha de partes, fracciones de la unidad. Lo relacionado con el adquirir conocimientos y volverse cada vez más consciente, es la idea de que estas pueden ser entendidas y si comprendemos todas llegamos a la totalidad, pero ya estás allí, no es un viaje, no vas de un punto separado a otro más completo, porque en realidad la unidad no está hecha de partes, jamás fue fraccionada, esa es la ilusión.

Este es el aparente juego del conocimiento, una adición temporal que sirve a la ignorancia.

 La vida no es todo el conjunto, no es la suma de todo, eso es separación, eso no es lo que la no-dualidad implica, esto es la naturalidad de la totalidad indivisible, ninguna cosa siendo todo Lo Que Es. No hay realidad hecha de partes, tú no eres una parte de la realidad del uno. Tú no existes solo hay Ser.

Como he dicho, iluminarse es tan fácil, tan fácil, que no estamos dispuestos a tener una vida demasiado vacía o sencilla, el inconveniente es que queremos tener una vida, atesorarla en propiedad. Intelectualmente poseemos las cosas, pero no son nuestras, es sólo una conformación intelectual de yo.
No hay nada que entender porque solo hay Ser y ser es lo que siempre está sucediendo. Es esto. Siempre es esto. Eso es todo fin del cuento.

El yo no puede conocerse así mismo, porque no es una parte, y tampoco es necesario hacerlo, porque es humo, no existe, es una ficción.

UN JUEGO MÁS 

El mensaje que hemos escuchado continuamente es: escucha tus emociones, mantente vigilante en tu pensamiento, siente tu cuerpo, estate atento de tu mundo interno:
Es la presunción de que existe un mundo interno y otro externo.  El error más primordial de todos y la parte parte más engañosa de todas, es la de un yo separado que ha de hacer todas esas cosas.

TU ERES ESO

Nosotros somos uno, no existe diferencia.
El principio que está en usted, le está hablando
a través de mí. Usted se ha olvidado de usted mismo
pero yo que estoy en usted no le he olvidado.
Al igual que me amo a mi mismo, le amo a usted por igual.
Nisargadatta Maharaj "Nada es todo" (25 de diciembre de 1979)

En mis charlas y eventos suelo ser bastante directo con la claridad evidente del momento presente, afirmo que todo ser humano es lo mismo yo, igual de pleno, e igual de completo, tal y como yo lo estoy en este justo  momento en el que nos encontramos. En este momento, él ahora es junto conmigo el motivo de nuestro encuentro y, lo que somos, esta revelándose en la más absoluta simultaneidad no separada, ese que me mira a mis ojos son el uno observándose así mismo, teniendo un encuentro consigo mismo.

En lo profundo somos esa revelación natural y pura de la experiencia, que está exenta de toda identidad de yo y mío, es una deidad amorosa y vibrante de paz y amor, excluida de la experiencia individual y propia, pues no hay ni existe experiencia individual, todo es la unidad, el ser uno surgiendo y revelándose sin identidad individual. Pero la identidad parece ser evidente, parece tener un poder que oculta la revelación mutua de la unidad, donde podríamos encontrarnos desnudos en la experiencia, y que esto se viera tal y como es.

Así que cuando yo le afirmo que eso que mira a mis ojos, antes incluso de toda percepción, antes de surgir al mundo, es el Ser uno indivisible, él no puede creerlo. Les afirmo que él es eso, y que la experiencia que es impermanente, no puede tocar a Lo Que Es, ella es siempre presente y constante. Ellos no me creen, porque realmente ellos como individuos no existen. Más bien diría que la mente no quiere o puede creerlo, porque la mente parece haberse adueñado de esa realidad del uno, la ha sustituido por una identidad separada y reconocerlo sería su fin, el fin de esa ilusión robusta y aparente que el individuo pretende ser.

Esto parece chocar a la mente, esto parece ser una absurdez, una tontería para la mente que está acostumbrada a realizar algún esfuerzo para conseguir las cosas, no puede creerlo como algo tan fácil y de tan cercano alcance.

Suelo decirles que la iluminación no funciona así, es justo al revés. Lo que te limita en la experiencia de la unidad no es el presente, sino ese pensamiento que surge en el presente y te dice, tú no eres completo, te falta, algo o esa sensación arraigada de carencia que nos impulsa a buscar en el siguiente momento un sentido de incompletud.

Cada momento que comparto con el estudiante de la verdad es frustrante para él, pues se encuentra con la inactividad total, con un mensaje frustrante y sin esperanza que le dice, con todo el amor del mundo, YA ERES COMPLETO.

Las preguntas no cesa, la mente siempre quiere comprender y esto está lejos de ser comprendido, por ello, las respuestas con las que me encuentro cuando les afirmo su plenitud es que ellos no se sienten así. Ese es el juego pues en cada segundo, estamos barajando juntos, que de una vez por todas se desvanezca esa sensación de que falta algo, de una vez por todas terminemos con la búsqueda de algo más. Del mismo modo, la revelación parece esconderse detrás de alguna sensación trasparente, de un velo invisible en el que el buscador no encuentra la plenitud en frente de sus narices.

Como la va a encontrar si él es eso, no puede realizar ese encuentro, no puede adquirir algo, no puede sujetar su realización, porque esto, lo que se revela en cada instante ya es el uno. Entiendo con el corazón en la mano y con una compasión sin límites que no puede verse, que no puede conocerse ¿Qué puedo hacer para llevarlos allí? Nada. Sé que no puedo hacer nada porque yo no tengo algo que ellos no tienen, yo no tengo algo que enseñar y tampoco puedo llevarlos allí porque ellos ya están en el reino de los cielos, sólo que no lo saben.

Yo no veo un individuo separado de la unidad, así que lo único que ocurre, es que de repente veo surgir una idea en el momento presente, y este que está aquí, simplemente juega a contestarla. Es la unidad la que aparenta representar roles, este que está aquí jugando a ser maestro con el que está allí, pero no hay un aquí y un allí, sino un solo instante que ya está pleno por sí mismo, la plenitud surgiendo en forma de cuento, de historia, de buscador y de maestro. No hay maestro y no hay discípulo, solo hay el uno.

El buscador solo encontrará la revelación de la unidad, cuando se desvanezca esa incesante idea de conseguir algo, o de ser algo diferente de lo que esta surgiendo ahora, porque todos somos lo que surge tal y como le corresponde, con su magia, con sus imperfecciones y con sus colores.

En ese ver, puede reconocerse que la búsqueda de la iluminación no terminará jamás, porque siempre claro está, al buscador le parece encontrarse en el futuro. Surge la idea de que YO aquí necesito la iluminación, que claro está, no está aquí, y por supuesto tengo que esforzarme para  conseguirla y alcanzarla, pero nunca en el ahora en el que me encuentro.

Eso es un cuento que nos contamos, una farsa, una mentira, todo ser humano, animal, planta o cosa es eso. Él es eso, Lo que es surgiendo en forma de preguntas, de dudas, de búsqueda, esto es una gran paradoja, un misterio. Una de las preguntas que me realizan es, ¿Para que la unidad iba a pretender fingir que no lo sabe? No tengo respuesta a esa pregunta, es un juego, un juego macabro, raro de cojones. Nosotros ya somos la existencia, la vida surgiendo desde la entrañas, la plenitud disfrazada de aparentes seres humanos, respirando, latiendo y sirviendo al mundo de las ilusiones, ya somos eso, este secreto no es un secreto escondido, porque en realidad ya somos eso.

Cuando me preguntan cómo pueden encontrar la plenitud de la unidad, les respondo, ¡Tú eres eso! pero esa afirmación no es comprendida, no penetra, me miran con cara de ¡Este tio me toma el pelo! Y nada más lejos de la realidad, pues aquí se ve muy claro, muy evidente que es así.

Para el que recibe este mensaje de claridad en el presente, que se ve como un individuo separado y aislado de la existencia, puede ser demasiado simple, y puede parecer demasiado ser la infinitud del universo, o Dios. Es demasiado simple, no busques y ríndete de una vez por todas, descubrirás que has estado siempre en la verdad y que jamás te separaste de ella.

Prendemos a que con actitud, esfuerzo y tenacidad logramos todo lo que queremos en nuestra vida, desde pequeños en los colegios y en los senos familiares nos dices que es así como se logran las cosas por ello, este tipo de eventos que hablan tan claro al buscador son muy pocos frecuentes. Durante mucho tiempo el mundo espiritual se descubre como una practica, plagado de maestros y formadores que te dicen lo que tienes que hacer, y en que te tienes que convertir, te dan técnicas para abordar todo tipo de situaciones, deberes para hacer en casa, e ilustraciones y ejemplos de lo que ellos han conseguido y en lo que se han convertido.

En mis eventos no se vende nada, no se está mirando desde una posición diferente o altiva, ni desde un lugar al que vosotros tenéis que venir, todos somos eso. Reconozco que este mensaje tan directo y claro puede llegar a doler, aquí se revela un mensaje simple de la liberación total, este mensaje es una mirada simple al amor incondicional, de unidad a unidad, de igual a igual.